Quantcast

Avena: 7 recetas diferentes para disfrutar de los beneficios de este producto

La avena es un producto con grandes propiedades nutricionales. Son innumerables los beneficios que le procura a nuestro organismo este producto, que además podemos prepararlo de muchas formas distintas. La avena es, por ejemplo, el cereal que contiene más proteínas, de tal modo que ello facilita la producción, el desarrollo y el fortalecimiento de tejidos nuevos en el organismo. Es también un gran remedio contra los problemas de estreñimiento, pues la avena confiere una gran movilidad al tracto intestinal. 

La avena es un producto altamente energético, ideal para desayunar en días que vayamos a hacer mucho ejercicio, y al mismo tiempo es un alimento que genera una alta sensación de saciedad. Esto significa que, al comer avena, va a tardar un rato en darnos hambre y, por tanto, no comeremos de forma compulsiva y sin sentido. La avena es un alimento que ayuda mucho a controlar de forma adecuada los niveles de azúcar en sangre. Podríamos seguir así durante horas, enumerando los beneficios de este cereal, pero vamos a pasar mejor a describir siete recetas para tomar avena de forma diferente.

Galletas de avena

avena

Los ingredientes son los siguientes:

  • 230 g de copos de avena
  • 100 g de harina
  • 120 g de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o avellana

Coge un cuenco y vierte en él los copos de avena, la harina, el azúcar moreno, la levadura y la sal. Mézclalo hasta que quede una masa más o menos compacta. En otro cuenco echas los dos huevos, la sal y la levadura. Revuélvelo todo bien y después junta el contenido de este cuenco con el del primer cuenco. Y lo mezclamos de nuevo todo junto.

Con la masa que han formado todos los ingredientes, ve haciendo bolitas y aplástalas luego con la mano para que queden en forma de galleta. Según vayas teniendo las galletas, colócalas en la bandeja del horno. Pon el horno a precalentar a 180º y en cuanto esté listo,mete las galletas a hornear y déjalas unos doce minutos. Cuando veas que los bordes están dorados, es que están listas para salir.