Quantcast

Qué es un fósil

La palabra “fósil” viene del latín fossilis, que significa ‘excavado’. Se tratan de los restos o señales de la actividad de organismos pretéritos, que se encuentran conservados en las rocas sedimentarias. Además, también se conoce como fósiles a los restos de actividades que se conservan de estos individuos.

Ciencia

Ciencia

Pueden haber sufrido transformaciones en su composición, es decir, por diagénesis, o deformaciones por metamorfismo dinámico. La ciencia que se ocupa del estudio de los fósiles es la paleontología. Las diferentes ramas son la paleobiología, que estudia los organismos del pasado; la biocronología, que estudia cuándo vivieron dichos organismos; y la tafonomía, que se ocupa de los procesos de fosilización. Hay un proyecto que registra los fósiles descubiertos en yacimientos arqueológicos.

Relevancia

Relevancia

Los fósiles comenzaron a ser relevantes para el ser humano cuando se descubrió que no se trataban de simples rocas sino que constituían restos de animales como mandíbulas, huesos y vegetación de hace millones de años. Y es porque los organismos de épocas pasadas tienden a conservarse adheridos a rocas sedimentarias. Gracias a eso se ha podido saber que los dinosaurios y los pájaros son primos lejanos.

Tipo de fósiles

Tipo de fósiles

Hay muchas clases de fósiles pero los más comunes son restos de ammonoidea, caracoles o huesos transformados en piedra.

  • nanofósiles (visibles al microscopio electrónico).
  • microfósiles (visibles al microscopio óptico).
  • macrofósiles o megafósiles (aquellos que vemos a simple vista).

La formación del fósil

La formación del fósil

Los animales y vegetales que lograron conservarse a través de los años, es decir, que no fueron alimento de otra especie, son herramientas valiosas para entender de dónde venimos. Pero ¿cómo se forma un fósil? Hay varias maneras:

Sedimentación

Sedimentación

Esto sucede cuando un animal o un insecto muere y los sedimentos acaban enterrando sus restos, especialmente su exoesqueleto, que es lo más resistente al tiempo.

Fundición

Fundición

Esta manera origina moldes de impresiones en negativo de los organismos. Estas impresiones pueden ser exteriores o interiores. Sobre todo han conservado conchas de distintos animales hasta nuestros días.

Mineralización

Mineralización

El agua también puede conservar un cuerpo pero es necesario que el ser vivo al morir se haya precipitado en el agua o muera en ella. Asimismo, muchos de los organismos habitantes en el agua pueden comerse las partes exteriores del cuerpo pero no el duro esqueleto.

Carbonización

Carbonización

Las sustancias volátiles como el oxígeno y el hidrógeno que acumulan los cuerpos de los seres vivos se pierden y perdura una capa de carbono que será la encargada de conservar los restos del organismo en forma de huella.

Tipos de fósiles

Tipos de fósiles

Tal como se explicaba antes, los fósiles pueden ser de seres vivos como animales o vegetales, pero también de objetos que se utilizaron como herramientas para sobrevivir.

Fósiles de individuo

Fósiles de individuo

Son los formados por un animal o planta. Si bien en casi ningún caso estarán constituidos por un organismo entero, una parte sí ha sido fosilizada. Por ejemplo un hueso, hoja, la mandíbula o la piel.

Fósiles de actividad

Fósiles de actividad

Son rastros de la actividad que han dejado los seres vivos. Se mantuvieron en forma de huellas o nidos impresas en diferentes moldes. Es decir, se tratan de fósiles de fundición.

Los fósiles hablan

Los fósiles hablan

No todos los fósiles tienen millones de años.

Fósil viviente

Fósil viviente

Son los fósiles de un organismo actualmente vivo que guarda gran semejanza con especies de épocas remotas.

Fósil guía

Fósil guía

También llamado director, índice o característico. El fósil guía es aquel cuya presencia en una excavación permite determinar con cierto nivel de precisión el periodo a que pertenece la unidad estratigráfica donde se encuentra.

Energía fósil

Energía fósil

La energía fósil o combustible fósil es la que procede de la biomasa formada hace millones de años, mediante diversos procesos de transformación en el interior de la Tierra, hasta la conformación de sustancias de gran contenido energético. Algunos ejemplos son el carbón, el petróleo o el gas natural, es decir, una energía extraída de un recurso no renovable.

Fósiles de dinosaurios

Fósiles de dinosaurios

Los fósiles de los dinosaurios son los más famosos. Se denomina de esa manera a todos aquellos restos de estos animales que han llegado hasta nuestros días en mejor o peor estado de conservación.

El fósil más antiguo conocido

El fósil más antiguo conocido

Los fósiles más antiguos del mundo son las ruinas de colonias de antiguas bacterias conocidas como estromatolitos en rocas de 3.700 millones de años en Groenlandia, siendo 200 millones de años más antiguas que los estromatolitos fósiles de 3,48 billones de años descubiertos en la región de Pilbara en el noroeste de Australia. Un dato a tener en cuenta en relación a lo anterior es que, según los científicos, la vida en la Tierra comenzó hace unos 4.000 millones de años.

Importancia científica

Importancia científica

Los fósiles tienen una gran importancia para disciplinas como la Geología o la Biología evolutiva, que son las aplicaciones prácticas de la Paleontología.

La presencia de fósiles permite datar las capas del terreno (Bioestratigrafía y Biocronología), con mayor o menor precisión dependiendo del grupo taxonómico y grado de conservación. Pero ¿cómo lo hacen? Basándose en la sucesión y evolución de las especies en el curso de los tiempos geológicos.

De esta manera, se han establecido la mayor parte de las divisiones y unidades de las escalas cronológicas que se usan en estratigrafía. Aportan información de paleoambientes sedimentarios, paleobiogeográficas, paleoclimáticas, de la evolución diagenética de las rocas que los contienen, etc.

Los fósiles siguen revisándose a través del tiempo con técnicas cada vez más modernas. Es por eso que muchas veces, nuevas observaciones modifican a veces planteamientos previos.

Métodos

Métodos

Los científicos pueden extraer restos de ADN de fósiles y amplificarlos mediante PCR. Por ejemplo, para el año 2000 ya se había establecido una metodología y se habían extraído secuencias cortas de fósiles de Neandertal y de mamut. Sin embargo, hay aún una controversia sobre la fiabilidad de los procedimientos utilizados.

Los métodos propuestos son:

Extracción de ámbar: en realidad es inviable y ficticia ya que esta teoría proviene de la novela y película “Parque Jurásico”. En la realidad sí se ha podido extraer ADN de insectos conservados en ámbar de una antigüedad superior a 100 millones de años. Pero los fragmentos de ADN así obtenidos hasta ahora corresponden a los propios insectos, no a otros animales de los que hubieran podido alimentarse.

Extracción de cristales en huesos: en los huesos a veces se forman cristales y los científicos demostraron que el ADN contenido se conservaba en un relativo buen estado.

Extracción directa del fósil: científicos argentinos aseguran que el ADN se mantiene incluso millones de años, por lo que se encuentran directamente en los restos.