Quantcast

Por qué si tienes un gato deberías dormir más a menudo con él

Poco más hay que decir de las mascotas, suponen un miembro más en nuestra unidad doméstica a la que se le termina considerando casi como un humano más. Por supuesto el cariño que se le coge es verdaderamente increíble, el que tenga mascota sabrá de lo que hablamos. Los perros y los gatos se han convertido en la mascota principal en los hogares españoles, y por ello vamos a concentrarnos en los felinos y ver por qué si tienes un gato deberías dormir más a menudo con él.

Si eres de esas personas a los que su gato le despierta desde la cama lamiéndote la cara o de los que les gusta notar al gato al otro lado de la cama, este artículo te interesará. El fenómeno de dormir con tu mascota se ha venido estudiando últimamente ya que cada vez se ha convertido en un fenómeno más común, aunque antiguamente era algo de lo más normal. Las mascotas son seres cariñosos y no es nada raro que suba a la cama a dormir junto a su dueño.

Inevitablemente surge la pregunta de si este hábito es bueno o malo, y como cualquier otra cosa en la vida, tiene sus beneficios y sus desventajas. En este artículo vamos a centrarnos en los pros, pero lógicamente existen algunos contras que son algo lógicos y de sentido común. Si nuestro gato es inquieto, probable nos despertará a medianoche con ganas de jugar, ya que los gatos son animales nocturnos. La desventaja principal de dormir con nuestro gato serían sus salidas al exterior, que pueden traer a nuestra casa alérgenos que nos pueden afectar si tenemos alergias, y ademas pueden traer pulgas o ácaros que se pegarán a nuestro colchón.

Ahora sí, vamos con los 7 beneficios principales de dormir con nuestro gato:

Los gatos masajistas

Un gato acomodándose

Nuestro gato lógicamente no se ha sacado la carrera de fisioterapeuta este año 2020, pero este animal es muy de buscar posturas perfectas para descansar, por lo que de vez en cuando sentiremos una especie de masaje con sus patas, como si estuviera amasando pan. Estos movimientos pueden venirnos fantásticamente.

Este instinto natural de los gatos viene de cuando son cachorros, ya que es el movimientos que realizan sobre las mamas de su madre para estimular que la leche materna fluya. Es algo que asocian con la felicidad y el cariño, por lo que lo repiten como algo instintivo cuando se sienten así.