Quantcast

Alerta alimentaria: estas son las bebidas de ‘súper’ contaminadas por agua oxigenada

En estos últimos días ha habido una alerta alimentaria tras informar la empresa Lactalis Nestlé Productos Frescos (LNPF) a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición de que había unos problemas de calidad con algunos lotes de bebidas lácteas.

En este comunicado explicaban que era necesario retirar del mercado varios lotes en los que han detectado que puede haber pequeñas cantidades de agua oxigenada en esos productos y podría provocar un sabor picante e irritación en la boca.

Los lotes a los que afecta esta alerta alimentaria son de productos de bebidas lácteas tipo shake y algunos productos lácteos de chocolate y nata. Ya se ha indicado la retirada de los puntos de ventas y se ha informado a los consumidores para que comprueben que sus productos no formen parte de estos lotes.

¿QUÉ ES UNA ALERTA ALIMENTARIA?

Alerta alimentaria

En el momento en que escuchamos las expresiones «alerta alimentaria» y «crisis alimentaria» la preocupación nos invade. Es muy importante saber la diferencia entre ambos términos, puesto que no significan lo mismo.

Se dice que se ha producido una alerta alimentaria cuando se sospecha que un producto puede provocar algún tipo de incidencias que afectan en cierto modo a la salud del consumidor, bien sea en un alimento o bien en pienso que entra en la cadena alimentaria y cause riesgo en la salud tanto de personas como de animales.

Por otra parte, una crisis alimentaria tiene lugar cuando una situación extraordinaria afecta a la percepción de los consumidores sobre la seguridad de ciertos productos. Generalmente, si una alerta alimentaria no se gestiona bien puede acabar en una crisis y, como consecuencia, tendrá daños de calidad, económicos y de imagen.

Es muy importante gestionar las alertas alimentarias de forma rápida y coordinada para poder retirar los productos y evitar que sean consumidos. La gestión de las alertas alimentarias se efectúa a través del Sistema Coordinado del Intercambio de Información (SCIRI), coordinado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Esta red se encarga también de coordinar el contacto entre las distintas comunidades autónomas.