Quantcast

Batet recalca que todos los partidos tienen «plena legitimidad»

La presidenta del Congreso, la socialista Mertixell Batet, ha subrayado que la Constitución de 1978 no puede ser «bandera» de ningún partido pues ampara proyectos «opuestos» entre sí, y ha querido dejar claro que todas las formaciones tienen «plena legitimidad» para participar en la actividad política y que no se debe «considerar enemigo» a los adversarios.

En su discurso del acto central del Día de la Constitución, Batet ha señalado que la fuerza de la Carta Magna radica en su «programa de convivencia», ya que en su marco hay «un amplio margen para desarrollar proyectos políticos distintos y hasta opuestos».

«Lo que nos une o nos separa, lo que nos refuerza o nos debilita, no es lo que ocurrió en el pasado, aunque pueda marcar el presente. Lo que hace buena una Constitución no es sólo ni cómo se elaboró ni quién la votó; es su concreto programa de convivencia, asumido como acuerdo compartido por el conjunto de la sociedad –ha explicado–. Lo que hace buena una Constitución es su carácter de pacto y su capacidad de integrar elementos fundamentales de los proyectos de la gran mayoría de los ciudadanos y ciudadanas».

HAY QUE ACEPTAR LO QUE GUSTA MÁS Y LO QUE GUSTA MENOS

A su juicio, debe valorarse el conjunto y no cabe desprenderse de los contenidos que resulten molestos, ni incorporar coeficientes reductores, ya que «la lealtad a un pacto es aceptar, defender y sentir como propio lo que gusta más y lo que gusta menos».

«La Constitución sirve para aunar voluntades, no para imponer las propias –sostiene–. Demanda una lectura integradora, que no pretenda apropiarse del texto constitucional convirtiéndolo en bandera y patrimonio partidista. Nadie tampoco debe pretender ignorar los contenidos que le resulten molestos o incorporar al mismo nuevas exigencias excluyentes o reductoras».

En ese contexto, ha remarcado que los partidos no terminan su función en las elecciones, sino que deben ser «herramientas» para llegar a acuerdos» y huir de descalificaciones, ya que «el objeto del debate político democrático no es eliminar al contrario, sino integrarlo y transformar sus posiciones».

«La democracia y la Constitución exigen aceptar al otro y considerar sus argumentos, asumir sus posibles ventajas, someter a crítica sus razones y, desde luego, aceptar su plena y legítima participación en nuestro sistema político e institucional –ha pedido–. Hace ya mucho tiempo que sabemos de las consecuencias nefastas de considerar al adversario político un enemigo, de negarle legitimidad, de asumir un enfrentamiento constante e incondicional».

LA DEMOCRACIA YA DERROTÓ A ETA

Las palabras de Batet llegan después de la polémica por el apoyo de los independentistas de ERC y de Bildu al proyecto de Presupuestos Generales del Gobierno, pero también serían aplicables a los discursos de la izquierda tachando de Vox de golpistas y de extrema derecha fascista.

En todo caso, se ha referido veladamente a quienes vinculan a Bildu con la izquierda abertzale heredera de Batasuna y ha puesto en valor la presencia de la coalición en el homenaje al exministro socialista Ernest Lluch, asesinado por la banda criminal: «Cada uno de esos actos de memoria pone de manifiesto el éxito colectivo de nuestra democracia en la erradicación del terrorismo de ETA. En el patrimonio común de todos los ciudadanos se encuentra la victoria de la democracia sobre el terror –ha añadido–. Mi mayor deseo es que algún día seamos capaces, como sociedad, colectivamente, de celebrarlo todos juntos».

Además, Batet ha llamado a la clase política a unir fuerzas para la reconstrucción económica y social de España tras la crisis creada por la pandemia del coronavirus. Y citando a Ortega y Gasset, ha pedido que no haya exclusiones: «España «necesita de todas las colaboraciones, las mayores y las ínfimas, porque necesita -queráis o no- hacer las cosas bien, y para eso todos somos pocos», ha remachado.

HOMENAJE A LOS SERVIDORES PÚBLICOS FRENTE A LA COVID

En su discurso, la presidenta también ha tenido palabras de reconocimiento de la labor de los profesionales sanitarios, del personal de enseñanza y la asistencia a dependientes, de las organizaciones no gubernamentales y de las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra la pandemia del coronavirus. «No hay en este 2020 mejor ni más fiel representación del compromiso constitucional que la vuestra, la de los servidores públicos», ha señalado, provocando los aplausos de los representantes de estos colectivos presentes en el acto.

Parafraseando a Benito Pérez Galdós, cree que hay «un patriotismo enraizado en el carácter fraterno y humano de los ciudadanos, en los vínculos de familia, amistad, oficio y vecindad, en la consideración y la sensibilidad hacia el prójimo». «Vuestro esfuerzo y vuestra solidaridad reverdecen en este año ese hermoso concepto de patriotismo», ha añadido.

Y también ha trasladado sus condolencias a las familias de las víctimas del coronavirus: «Los cambios en la celebración de este día son insignificantes en relación con los que han experimentado tantos ciudadanos, para quienes ha sido mucho más difícil mantener los elementos fundamentales de sus vidas y han perdido recursos, empleo, proyectos y hasta a sus personas queridas», ha comentado.