Quantcast

Cómo hacer la receta de ratatouille perfecta

La cantidad de recetas que se pueden preparar con verduras es infinita y lo mejor de todo es que la mayoría se pueden comer incluso crudas. Además, admiten multitud de técnicas de cocción para sacarles todo su sabor, como por ejemplo al vapor, a la plancha, cocidas, fritas o asadas. La receta de ratatouille que aparece en la misma película es una de ellas, una auténtica delicia de verduras al horno.

Tiene un aspecto estético delicioso y es ideal para prepararla con niños, la forma de disponer las verduras y hornearlas hace que queden tiernas y sabrosas. Por su parte, la salsa de tomate en el fondo les sienta fenomenal. Si la dejas reposar un día los sabores estarán aún más potentes y se puede tomar directamente fría de la nevera o recalentarla un poco de nuevo en el horno. Si quieres saber cómo se hace, solo tienes que leer esto.

¿Cómo disfrutar?

Cómo hacer la receta de ratatouille perfecta

La ratatouille se puede servir recién hecha y caliente pero al día siguiente está incluso más rica. Los sabores se encuentran mucho más asentados y se puede volver a calentar o incluso tomar completamente fría. La puedes mantener en la nevera 3-4 días sin problemas.

Se puede utilizar como guarnición en platos de carne o pescado pero también como aperitivo o primer plato. Las verduras quedan increíbles de sabor y con una textura tierna perfecta. Sirve en los platos de los comensales una tira de verduras y con una cuchara recoge la salsa de tomate que tenían debajo y ponla también en el plato. La verdad es que vas a disfrutar muchísimo con este plato, es una auténtica delicia y, como ves, aguanta varios días sin comer por lo que no tienes que tener prisa. Incluso, puedes variar un poco los ingredientes si te apetece.

Ingredientes

Cómo hacer la receta de ratatouille perfecta

Como te decimos, este plato está lleno de verduras por lo que estas sean frescas será importante. Cuánto más acceso tengas a verduras de este tipo, mejor. Necesitarás tres tomates pera, una berenjena y un calabacín.

Intenta que estos dos últimos queden al cortarlos del mismo grosor que los tomates, esto te facilitará la receta. También vas a necesitar 200 gramos de tomate frito o de salsa de tomate, además de tomillo seco u otras hierbas aromáticas como romero u orégano. Por último, necesitarás aceite de oliva, sal y pimienta negra.