Quantcast

Cómo hacer unas almendras fritas en el microondas

Uno de los frutos secos más ricos que puedes comer son las almendras fritas. Es bastante normal que te las sirvan como aperitivo en algunos bares. Aunque te parezca muy difícil de hacer, te vamos a enseñar a cómo tostarlas en el microondas y cocinarlas de una forma muy sencilla. Con este aperitivo vas a tener satisfechas a todas tus visitas. Además, les vas a sorprender porque son bastante menos aceitosas que las que estás fritas y tienen menos calorías.

Las almendras son uno de los alimentos que nos han identificado culturalmente desde hace siglos. Las usamos en multitud de recetas. Desde sopas hasta postres. De hecho, nuestro calendario de postres está muy marcado por este ingrediente. Cuando en la Edad Media la Iglesia no dejaba tomar huevos, era la almendra el sustento del pueblo. Ahora vas a poder tostar tus almendras en el microondas. Tan solo tendrás que controlar muy bien el tiempo. Eso sí, te recomendamos hacer algún experimento antes, porque hay que conocer cómo funciona la potencia de tu micro antes.

Paso 5 de las almendras

Cómo hacer unas almendras fritas en el microondas

Este último minuto y 40 segundo es donde más precaución deberemos de tener. Aquí deberemos calibrar que las almendras queden fritas y en su punto y no se quemen o queden cruditas. Cuando estén listas, las sacaremos del micro.

Extenderemos un par de papeles sobre la encimera y dispondremos ahí las almendras ya fritas, sin el plato. La sal que ha sobrado podremos echársela por encima, aunque esto es opcional. Puedes poner solo una parte o no poner nada.

Ahora habrá que esperar a que se enfríen por completo en el papel. Cuando estén frías, puedes empezar a consumirlas en el momento. Si no quieres comértelas todas de una tacada, puedes meterlas en un bote hermético. Las almendras puede que crepiten al ir enfriando, esto es normal y no debes de asustarte.

Las almendras fritas al microondas están igual de ricas que las tostadas en lumbre, sin embargo, el sabor es algo diferente. También son más sanas, ya que no llevan aceite. El secreto es captar el punto de la almendra bien hecha.