Quantcast

Por qué no deberías cubrir la taza del baño público con papel higiénico

Para muchas personas, visitar un baño público resulta ser una experiencia muy poco agradable. En algunos países esta practica puede resultar más desagradable.  Las mujeres suelen cubrir la taza del baño con trozos de papel higiénico.

La función del papel higiénico es crear una barrera que proteja de los gérmenes y la suciedad. Sin embargo, esto no es así, lo que hacen es sobreexponerse a las bacterias.

La textura del papel higiénico esta diseñada para que sea absorbente. Esta absorción lo convierte en un material perfecto para que las bacterias se adhieran a él.  Además, el asiento de la taza del baño esta diseñado para evitar la acumulación de bacterias.

El papel higiénico es un terrible aliado

papel higiénico terrible aliado

Recurrir a la técnica de tapar la taza del baño con papel higiénico casa multiplica de forma considerable las posibilidades de entrar en contacto con millones de bacterias infecciosas.

Es que la textura rugosa de del papel actúa como un imán acumulando todos los gérmenes que puedan encontrarse en la taza del baño. Estos pueden causar Streptococcus, E. coli, Shighella, neumonía o Staphylococcus.

Sin embargo, los pedazos de papel colocados en la taza del baño no son los únicos que pueden albergar bacterias. Un gran número de bacterias fecales se dispersan en el aire moviéndose por todo el baño depositándose en lugares como el rollo de papel higiénico, entre otros lugares cercanos a la taza.