Quantcast

¡Ahora caigo! cumple 2.000 programas: diviértete con sus caídas más catastróficas

¡Ahora caigo! cumple el próximo lunes, 23 de noviembre, 2.000 programas. En muchas ocasiones, los realities televisivos absorben la atención de la audiencia: conocemos a todos sus personajes, suceden imprevistos que los hacen noticia y su emisión pasa a la realidad de la noche a la mañana con las redes sociales. Pero, lo cierto es que hay otros formatos que también eclipsan en la televisión y que, aunque no nos demos cuenta, están presentes en nuestro día a día: los concursos.

Saber y ganar’, ‘Pasapalabra’, el próximamente recuperado ‘¡Allá Tú!’, ‘La ruleta de la suerte‘, ‘¡Boom!’… Son muchos las competiciones entre anónimos con el fin de conseguir dinero que, con el tiempo, se han convertido en los espacios más duraderos de la parrilla. Y este 2020, es ¡Ahora caigo! quien está de celebración. El concurso que presenta Arturo Valls cumple 2.000 tardes en antena, y para ello, Atresmedia tiene preparada una gran fiesta. Te contamos lo que la cadena tiene preparado para el número redondo y algunas de las caídas más graciosas y catastróficas de todo el programa.

¡Se ha matado!

Son tan malas las buenas caídas como las más peligrosas. Uno de los concursantes asustó al público durante una de sus salidas por la trampilla, pues en el momento que se abrieron las puertas, colocó de mala manera el brazo y pareció haber sido más grave de lo que fue.

«¡Se ha matado!», exclamó uno de los integrantes del público. «¡Ay, dios mío!», le siguió el presentador asomándose por el hueco para comprobar que el concursante estaba bien. «Bueno, pues no, pensaba que se había roto el peroné, pero no», bromeó Arturo Valls. ¡Ay! Si ya dice siempre el presentador que se coloquen bien antes de caer, pero claro… los concursantes se distraen y puede ocurrir cualquier imprevisto. Y es que este quería contar un par de chistes antes de caer, y no le dio tiempo a cumplir su cometido. Era todo un showman y así lo demostró, coronándose como uno de los sustos de ¡Ahora caigo!