Quantcast

Por qué vamos a ver a los Beckham dentro de poco en Netflix

A principios de este año, Netflix alumbraba una nueva miniserie. Una docuserie compuesta por 10 episodios bajo el título El último baile. Era el otoño del año 1997, y la temporada 1997-1998 de la NBA acababa de comenzar. Fue cuando Michael Jordan y los Chicago Bulls permitieron que un equipo de filmación los siguiera de cerca, mientras buscaban su sexto título en ocho temporadas.

Muy bien recibida por el público y la crítica, habiendo pasado incluso por alguna cadena de televisión. Repleta de material inédito de aquella temporada que muestra la carrera del legendario baloncestista, uno de los mayores iconos del deporte de todos los tiempos, y su trayectoria con los Chicago Bulls en los años 90.

Con el arte es muy común sentir catarsis. Sentirte identificado con aquello que lees, ves o escuchas. Una de las personas que vio esta pieza audiovisual fue David Beckham, que quedó maravillado. Hecho que propició que quisiere también ser el protagonista de un documental. Un documental sobre su propia vida. Un proyecto que parece avanzar con buen pie, pero de manera silenciosa. Y esto es todo lo que sabemos hasta el momento:

El documental contará con imágenes inéditas tomadas por la propia familia

La película documental sobre la vida de David Beckham será un paso más en su carrera, tras colgar las botas en 2013 en el Paris Saint-Germain. Desde entonces, el británico se ha dedicado a su familia y a sus negocios en Estados Unidos.

Producido por Studio 99, de la productora propio David Beckham como ya te decíamos, la película se estructurará principalmente a través de fotografías personales y vídeos. Imágenes tomadas por ellos mismos, con sus propias cámaras caseras, en reuniones familiares, durante las celebraciones con la familia y los amigos. También aparecerán compañeros de equipo del Beckham futbolista, desde sus inicios como profesional en el Manchester United F. C. o su paso por la liga nacional con el equipo merengue. O la relación de Victoria con las Spice Girls antes de casarse, cuando cantaba el wanna be my lover y aún se apellidaba Adams.

Hay gentes que opinan que esto supondrá un fenómeno Kardashian, convirtiéndose esto en La familia Kardashian 2.0. Pero lo único que está claro es la ilusión que toda la familia tiene puesta en el nuevo proyecto en el que se han embarcado.