Quantcast
martes, 7 diciembre 2021 11:38

La enésima vez: las desgracias que han destrozado a Fernando Alonso

Pese a que Fernando Alonso siga figurando en boca de todos como uno de los más grandes del automovilismo de siempre, lo cierto es que la carrera del asturiano tampoco se salva de grandes infortunios que causaron más de un quebradero de cabeza que le hicieron privar de ciertas oportunidades que, a buen saber podrían haberle otrogado algún éxito más que otro.

Algunas rachas de mala suerte o momentos concretos en su carrera como lo ocurrido con su embrague en las 500 millas de Indianápolis este 2020 y que, aunque no fue el único motivo que hizo a Fernando Alonso no conseguir la ansiada victoria y la Triple Corona, sí que sumaron a otras tantas desdichas que hicieron imposible que el astur pudiera acabar bien algunos retos o carreras concretas. Ferrari, Renault, McLaren, Andretti, Honda… repasamos sus desgracias más y menos sonadas.

Un fallo en su motor Honda privó a Fernando Alonso de la victoria americana en la edición de las Indy500 de 2017

Fernando Alonso, Honda Indy500 2017

Sin embargo, lo cierto es que este tampoco es el primer fallo importante que priva a Fernando Alonso de hacer grandes cosas en la cita americana, como ya se vio en 2017 (en 2019 no hubo más que el coche no tenía la competitividad suficiente). Tanto, que en las mismas 500 millas de Indianápolis de hace tres años Fernando Alonso tuvo que marcharse de la Indy con la miel en los labios. 

Intentó la cuadratura del óvalo pero el sueño se esfumó a 21 vueltas del final. Un viaje el del genio astur que finalizó de forma súbita, con un fallo del motor Honda en la vuelta 179 de 200, cuando marchaba séptimo y en la pelea constante por hacerse con la victoria. Con todo, aquella edición fue histórica también porque en su debut logró liderar la carrera, algo al alcance de pocos.

En esa historia sin fnal feliz, Fernando Alonso buscaba en la Indy lo que McLaren no le podía dar en la Fórmula 1 por aquel entonces. Y lo encontró, volvió a sentirse competitivo otra vez, algo que ya solo recordaba en la lejanía, pero eso se desvaneció, como le ha pasado tantas veces, por un problema de motor.