Quantcast
miércoles, 21 abril 2021 22:49

El nuevo Rafa Nadal arrasa: quién es y cómo juega

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero es que cuando se habla del futuro del tenis español, cada vez hay menos expectativa con lo que pueda suceder dentro de unos años. Con la era dorada de las raquetas en el país, comandadas por Rafael Nadal, ya quedando en el pasado; los tenistas de la siguiente generación demostraron un buen talento, pero nada comparable al de esa generación de oro. Sin embargo, con el nuevo milenio parece que la calidad está volviendo a surgir y un nombre se levanta como ese que puede cargar con la responsabilidad de elevar al tenis español nuevamente a lo más alto.

Carlos Alcaraz se presenta como esa alternativa que no huye cuando se habla de que el peso del tenis del país recae en sus jóvenes hombros y es que es eso lo que más resalta de este joven murciano: que apenas tiene 17 años. Cierto que es muy pronto para augurar lo que pueda suceder con este tenista español; pero en su precoz carrera ya acumula registros que hacen crecer esa esperanza en que puede brillar mucho más en el futuro. En el tenis mundial ya surgen varios jugadores que le hacen frente a Federer, Nadal y Djokovic y, si continúa por buen camino, Alcaraz podría unirse a esa lista muy pronto.

Un juego agresivo con el que va por todo

Alcaraz siempre va al ataque

Al observar el juego del murciano es fácil ver que tiene madera de gran tenista. Su estilo de juego fácilmente puede ayudarlo a eso, porque tal como él mismo lo menciona, su forma de jugar “es más como la Federer. Aunque es un admirador de Nadal, lo cierto es que Alcaraz se asemeja mucho más en juego al suizo. Esa forma de atacar, de subir a la red, de aprovechar para engañar al rival con algunas dejadas y esa manera agresiva de buscar rápidamente puntos ganadores lo acercan mucho al nacido en Basiela. No obstante, el español huye de las comparaciones y solo quiere que se sepa de su tenis por su nombre. El futuro ya dirá a donde podrá llegar; pero por ahora su nombre suena mucho y con la esperanza de que más delante lo haga aún más fuerte.