Quantcast

El Cermi advierte ante el Cuerpo Nacional de Policía de la “especial exposición” de las personas con discapacidad a los delitos de odio

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) advirtió este miércoles, ante el Cuerpo Nacional de Policía, de la “especial exposición” de las personas con discapacidad a los delitos de odio, recordando que en 2018 se documentaron 22 casos de palizas, agresiones, abusos y vejaciones, cifra que en 2019 supera la treintena.

Así lo expuso el delegado del Cermi Estatal para los Derechos Humanos y la Convención Internacional de la Discapacidad, Jesús Martín Blanco, durante su intervención en una jornada sobre mecanismos de protección y asistencia a las víctimas de delitos de odio, organizada por la Oficina de Delitos de Odio de la Policía Nacional.

“Esta cifra cargada de dolor tiene una lectura positiva, y es que son cada vez más las personas con discapacidad que acuden a nosotros buscando orientación jurídica ante atentados contra su integridad”, afirmó Martín Blanco.

Por ello, explicó que el Cermi brinda a quienes lo solicitan orientación jurídica, con el fin de ofrecer asesoramiento legal ante posibles vulneraciones de derechos y para proporcionar los instrumentos para revertir esa posible discriminación. En esta línea, la entidad puso en marcha la aplicación móvil ‘En defensa propia’ y un curso sobre sobre defensa legal activa.

Martín Blanco puso en valor la “buena interlocución” con la Oficina de Delitos de Odio de la Policía y subrayó que se deben erradicar todos los “prejuicios capacitistas” que existen sobre las personas con discapacidad, como sucede con el “patriarcado” con las mujeres y niñas. Así, lamentó que las mujeres y niñas con discapacidad afronten discriminación interseccional en muchos ámbitos de la vida.

“Las personas con discapacidad somos víctimas, sin culpa, de un sistema que, en muchas ocasiones, nos sigue negando el estatus de persona y, precisamente, de esta discriminación enquistada, nace la violencia, el abuso, y en definitiva, el odio”, sentenció el delegado del Cermi.

SERVIMEDIA