Compartir

La terrible escena en la que un niño se precipita a las vías del tren al caerse por el hueco existente entre el vagón y el andén fue grabado por las cámaras del suburbano de Sidney (Australia).

El escalofriante momento tuvo lugar en febrero y afortunadamente tuvo un final feliz. Sin embargo, las autoridades lo han rescatado ahora para poner en marcha una campaña de concienciación ciudadana.

La iniciativa se ha puesto en marcha para este verano con imágenes de episodios similares, e introduce consejos para reducir el número de accidentes en el transporte público entre los más pequeños. En el último año alcanzaron los 200, la mayoría en el tren.

El ministro de Transportes de Nueva Gales del Sur, Andrew Constance, ha defendido la importancia de vigilar a los niños en un comunicado: “Una cosa simple, como dar la mano a tu hijo cuando te desplazas por las estaciones, puede ayudar a evitar que sufran lesiones graves o algo peor”.

Antena 3