Compartir

La actuación de los bomberos impidió que un coche que se había quedado colgado y suspendido en el aire, se precipitara al vacío el municipio tinerfeño de Icod de los vinos.

Según informa ‘Antena 3’, el conductor se había salido de la vía y el vehículo, un turismo adaptado para personas con discapacidad física, se había quedado al borde de una ladera, por lo que los bomberos tuvieron que subir al capó para hacer contrapeso.

Afortunadamente, tras los momentos de angustia, el conductor resultó ileso. Según lo que contó a la policía, el siniestro tuvo lugar tras un fallo mecánico que le hizo perder el control del coche.