Compartir

Los casos de abusos sexuales de niñas tuteladas del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) tensaron este miércoles el pleno del Congreso de los Diputados tras sendas preguntas de PP y Vox, que fueron respondidas por el vicepresidente Pablo Iglesias, quien llegó a lamentar que los diputados de ambos grupos “se descojonen” a cuenta de este asunto.

 

La primera en preguntar por los “16 casos de explotación sexual en menores tuteladas” fue la diputada del PP Margarita Rohens, que acusó al Gobierno de callar y proteger a las autoridades baleares tras “bloquear comisiones de investigación” en el Parlamento balear, ya que PSOE, Més y Unidas Podemos rechazaron que la Cámara territorial investigara el caso.

Pablo Iglesias señaló en su respuesta que “sería saludable que no se produjera una disputa política” con la explotación sexual de menores, ya que se trata de “niñas prostituidas”. En este sentido, afeó a la bancada del PP que “ustedes se descojonen en la Cámara” a cuenta de este asunto al “hacer la más baja política”.

“Saben que hay una investigación del Defensor del Pueblo; saben que el propósito es aprobar una Ley de Violencia contra la Infancia, violencia que se produce también en el seno de la familia y en el seno de la Iglesia Católica, que a ustedes se les olvida”, dijo el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Asimismo, agregó que éste “es un tema en el que deberíamos trabajar todos y todas juntos y tener una dignidad parlamentaria que los ciudadanos de este país nos están pidiendo”.

A continuación le llegó el turno a la diputada de Vox Mireia Borrás, que aseguró que al Gobierno “se le debería caer la cara de vergüenza” porque “mientras criminalizan a los varones con absurdas leyes ideológicas, llevan meses haciendo malabares para no condenar el abuso sistemático de menores en Palma de Mallorca”.

Iglesias respondió que “creo que sus votantes son mucho mejores que ustedes y no van a entender que les interese sacar rédito político de que niñas hayan sido violadas” porque, dijo, es “repugnante, incluso para un fascista”.

(SERVIMEDIA)