Compartir

Los padres del pequeño Noah, de tan solo cuatro años de edad, se encuentran viviendo un calvario desde hace meses. A la noticia de que su hija sufría leucemia se sumó más tarde los efectos secundarios que le provocaba la quimioterapia a la menor. Ahora directamente han perdido la custodia.

Un juez estadounidense ha dictado que la niña debe vivir con su abuela y no con sus padres, después de que los progenitores decidieran sustituir la quimioterapia por terapias alternativas al ver cómo los efectos secundarios le hacían estar peor. De hecho sacaron a la fuerza al niño del hospital de Florida donde estaba ingresado y se lo llevaron a Ohio.

El magistrado, según la ‘CBS‘, considera que sin la quimioterapia hay “riesgo sustancial de negligencia inminente” y que sólo con la abuela “es la única manera de garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de Noah”.

Los padres están desolados y han iniciado una campaña para intentar que el menor vuelva con ellos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Taylor Bland (@noahmcadamsupdate) el