Compartir

El mayor de los Mossos d´Esquadra Josep Lluís Trapero aseguró este jueves a preguntas del presidente del tribunal que juzga el `procés´, Manuel Marchena, que en la reunión que mantuvo con el expresident Carles Puigdemont en el Palau de la Generalitat el 28 de septiembre le advirtió de que “no acompañamos el proyecto independentista” y que el cuerpo policial autonómico no iba a incumplir órdenes judiciales: “No se equivoquen con nosotros”. “Hagan el trabajo que tengan que hacer; esa fue la respuesta del señor Puigdemont”, agregó.

Marchena tomó la palabra para pedir que aclarase los motivos por los que solicitó reuniones de la cúpula de los Mossos con el Govern. “¿Qué motiva que tome la iniciativa de provocar ese encuentro?”, preguntó el juez Marchena.

Trapero explicó con aplomo que los jefes de los Mossos instaron a los miembros del Govern “al cumplimiento de la legalidad” durante la reunión del 26 de septiembre, pero “no salimos del todo satisfechos”. Por eso, Trapero pidió una nueva reunión al entonces conseller de Interior, Joaquim Forn, que en la mañana del 28 de septiembre le citó para la tarde.

En ese momento ya se había recibido la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que se impidiera la celebración del referéndum. En su llamada, el mayor dijo a Forn que la cúpula del cuerpo policial autonómico tenía la necesidad “de trasladar una serie de mensajes como mandos del cuerpo”. Trapero pidió que a la reunión asistieran el presidente, Carles Puigdemont; el vicepresidente, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que no acudió.

En esa reunión del 28 de septiembre “les trasladamos que iba a haber dos millones de personas en la calle y 15.000 policías actuando y que eso iba a causar conflictos graves de orden público y de seguridad ciudadana. Les emplazamos al cumplimiento de las órdenes judiciales. Les dijimos que evidentemente nosotros las íbamos a cumplir, que no se equivocasen con nosotros. Les dijimos que no íbamos a dejar de cumplir la Constitución y que no acompañábamos el proyecto independentista”. Su intervención dejó mudas a las defensas.