Compartir

Telefónica consiguió en el primer semestre del año un beneficio de 1.787 millones de euros, lo que supone un 2,8% más que en el mismo periodo del año anterior, según informó hoy la compañía a la CNMV.

El grupo que preside José María Álvarez-Pallete elevó sus ingresos un 3,8% en términos orgánicos, hasta los 24.121 millones, y los mantuvo estables en reportado.

La deuda neta se reduce un 5,7% interanual, tras noveno trimestre consecutivo de retroceso, y se queda en 40.230 millones de euros, fundamentalmente por la generación de caja obtenida de 2.756 millones.

El grupo tiene una base de clientes de 346,6 millones a junio de 2019, con un crecimiento del ingreso medio por cliente del 4,4% interanual orgánico y un ratio estable de pérdida de abonados.

“Hemos demostrado la consistencia de nuestra estrategia de transformación hacia una compañía tecnológica, avalada por la evolución de nuestros resultados. Volvemos a crecer de forma sostenible y rentable”, declaró Álvarez-Pallete en un comunicado. “Esto demuestra que nuestra estrategia comercial está dando sus frutos, apoyada en unas redes cada vez más avanzadas que nos permiten aumentar los servicios que ofrecemos a nuestros clientes. Esto se refleja a su vez en la mejora del índice de satisfacción de nuestros clientes, haciendo aún más sostenible esta estrategia”.