Compartir

Una patrulla de la Guardia Civil de Huelva ha salvado la vida a un bebé de dos años que se estaba ahogando en brazos de su madre en el interior de un vehículo. Los agentes se habían detenido para ver qué pasaba en interior de un vehículo aparcado en el arcén, cuando descubrieron la trágica escena. Sin dudarlo, uno de los agentes abandonó su moto y se puso al volante para llevarlo al hospital más cercano.

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado a primera hora de la mañana, según el comunicado del Instituto Armado.

Los agentes del Departamento de Huelva realizaban el servicio de seguridad vial, en el kilómetro 8 de la carretera H-30. En ese punto detuvieron las motocicletas y al acercarse al turismo encontraron a la mujer llorando que les trasladó que su pequeño se estaba asfixiando.

Ante la imposibilidad de la madre para conducir, por su estado nervioso, los agentes se dividieron dar una rápida respuesta. Mientras uno escoltó el vehículo familiar con las señales acústicas y luminosas, el otro condujo el coche hasta el Hospital Juan Ramón Jiménez, según ‘Huelva24.com‘,

Al llegar al centro hospitalario, la actuación de los sanitarios hizo que el niño saliera de peligro a los pocos minutos.