Compartir

Coger un poco de musgo para adornar el belén navideño puede ser sancionado con hasta 200.000 euros de multa.

Esta planta está considerado como una especie protegida en España y según explicó el abogado en Derecho Medioambiental, Agustín Bocos, en páginas de ‘La Vanguardia‘, deben existir más medios para evitar su apropiación masiva, una hábito muy extendido en España durante las fiestas navideñas.

Coger musgo es una clara violación de la Ley de Montes de 2003, que sanciona con hasta 200.000 euros y que constituye una infracción grave. Según la Ley, las sanciones pueden ir desde  los 1.001 euros hasta los 100.000 euros. Una cantidad que se doblaría si se extrae de una zona protegida como pueden ser los Picos de Europa.

 

“A la práctica, que yo sepa, no se sanciona porque es muy difícil de controlar, salvo cuando son actuaciones masivas. Lo normal es que no pase nada si una persona coja un poco de musgo”, añade el abogado.

El bryophyta, nombre científico del musgo, cumple una función medioambiental en nuestros ecosistemas y su destrucción  puede tener consecuencias a largo plazo, ya que se  encarga de retener la humedad en la vegetación, evitan la erosión del suelo y da cobijo a diminutos animales invertebrados que sirven de alimento para otro seres de mayor tamaño.