Quantcast

La Audiencia de Madrid ratifica que la mujer que envenenó a compañeros de piso sea investigada

La Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado que la mujer de 70 años detenida el pasado agosto por intentar envenenar a la familia con la que convivía en Móstoles sea investigada por un delito de intento de lesiones y no por un delito de homicidio, tal y como solicitaba la denuncia.

Teresa P.R. presuntamente vertía lejía e insecticida en la comida y en la bebida de sus víctimas. Tras ingerir los alimentos manipulados, los afectados comenzaron a sentirse mal, llegando incluso a sufrir mareos y nauseas.

Los hechos sucedieron a finales del mes de agosto cuando una de las víctimas se personó en dependencias policiales para denunciar a su compañera de piso, a la que le tenía alquilada una habitación, porque creía que podría estar intentando envenenarla a ella y a su familia.

Tras ser detenida, el juez de Instrucción número 4 de Móstoles dejó a la mujer en libertad provisional sin que la Fiscalía ni la acusación particular solicitaran su ingreso en prisión. Solo se le impuso una orden de alejamiento respecto a sus víctimas.

El juez acordó investigar a Teresa P. R. por la supuesta comisión de un delito de lesiones intentadas por haber, presuntamente, introducido productos tóxicos en la comida de la familia con la que convivía.

La imputación inicial ha sido ahora ratificada por la Sección Cuarta de la Audiencia de Madrid en un auto fechado el pasado 9 de octubre, en el que desestima el recurso de apelación interpuesto por los afectados y que convalida la medida cautelar impuesta.

De este modo, los magistrados establecen que la investigación en el tipo penal de lesiones intentadas, y no homicidio como se formulaba en la denuncia, dado que no se ha podido acreditar fehacientemente ante el órgano judicial que los perjudicados precisaran de asistencia médica como consecuencia directa de la ingesta de los alimentos supuestamente contaminados.

La situación procesal de Teresa P. se mantiene como libertad provisional por el tipo penal que se le imputa inicialmente, si bien está calificación penal podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial, según han señalado fuentes jurídicas.

En el marco de la instrucción, la defensa de la investigada ha solicitado un informe psiquiátrico para que se realice una valoración de inimputabilidad de su defendida, un informe que deberá extender el médico forense adscrito al Juzgado.

Además, el facultativo forense del Juzgado realizará un dictamen pericial sobre el índice de lesividad de los productos empleados una vez que la Policía judicial le informe sobre los mismos, tras el análisis que se está efectuado en estos momentos.

SABOR EXTRAÑO EN LA COMIDA

La denunciante informó a los agentes que llevaban varios meses notando un sabor extraño, así como un fuerte olor, similar a la lejía, en los alimentos que dejaba preparados en su domicilio, tanto para ella como para sus hijos.

Las víctimas comenzaron a sospechar de que la inquilina de la habitación que tenían alquilada podía ser la responsable de que los alimentos tuviesen ese mal sabor, ya que en los últimos tiempos, habían tenido problemas de convivencia y tenía fácil acceso a los mismos.

Por todo esto, tomaron la decisión de colocar cámaras de seguridad en la cocina del domicilio, y tras ver las grabaciones, pudieron observar como, efectivamente, esta mujer vertía algún tipo de producto en sus alimentos.

Inmediatamente, procedieron a facilitar las imágenes a los agentes encargados de la investigación. Una vez comprobadas, los investigadores, procedieron a su detención por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa.

Comentarios de Facebook