Quantcast

Acusado de matar a su compañero de piso en Son Gotleu sostiene que fue un accidente

El hombre de 79 años acusado de matar a su compañero de piso en Son Gotleu en 2019 ha sostenido este lunes, en el juicio por estos hechos, que la víctima fue quien le atacó con una botella y que él, para defenderse, cogió unas tijeras que se clavaron en el cuello del fallecido, de forma accidental, durante el forcejeo.

De este modo se ha defendido de las acusaciones por las que la Fiscalía pide una pena de 12 años y medio de cárcel. Un jurado enjuicia desde este lunes estos hechos en la sede de la Audiencia Provincial de Baleares.

Los hechos tuvieron lugar el 20 de septiembre de 2019, de noche, en un domicilio en el que vivían el acusado, la víctima y otras dos personas. La Fiscalía sostiene que el acusado y la víctima mantenían una mala relación y que en el transcurso de una discusión el hombre le clavó las tijeras en el cuello, seccionándole la yugular y causándole la muerte.

La defensa niega que existiera una relación conflictiva entre ambos, aunque admite una discusión reciente porque el acusado no había pagado el alquiler.

En su declaración este lunes, el hombre ha asegurado que la víctima entró en su cuarto “como un huracán”, con una manta sobre la cabeza y blandiendo una botella, diciéndole “te voy a matar”. “Estaba borracho como una cuba”, ha dicho el hombre, de origen portugués, asistido por una intérprete.

“Me quedé helado”, ha declarado el acusado, que ha continuado su explicación señalando que para defenderse cogió unas pequeñas tijeras de aseo personal que tenía sobre la mesa. Según su versión, se inició un forcejeo en el que su compañero le inmovilizó la mano con la que agarraba las tijeras, asomando la punta.

Siguiendo con el relato del acusado, en un momento dado su compañero de piso perdió el equilibrio y cayó sobre las tijeras, clavándoselas en el cuello. A continuación, ha mantenido, la víctima cayó sangrando sobre la cama y él salió a pedir ayuda.

Fueron los otros compañeros de piso quienes llamaron a emergencias y cuando llegó la policía el acusado se encontraba, según ha contado él mismo, llorando en el salón.

La víctima sufrió una hemorragia masiva que no pudieron atajar ni el personal del 061 ni los médicos que lo operaron de urgencia. El hombre falleció horas más tarde. La Fiscalía solicita indemnizaciones en favor de la esposa del fallecido y su hijo menor de edad.

En el juicio, la Fiscalía ha avanzado al jurado que el Ministerio Público descarta “totalmente” la tesis de la defensa de que fue un acto en defensa propia. La fiscal ha defendido que esa noche se produjo una discusión y que el acusado cogió las tijeras con la intención de causarle la muerte a su compañero.

El abogado de los familiares de la víctima ha resaltado que el fallecido mantenía a su familia enviándoles dinero a su país, y que vivían de la ayuda que les hacía llegar el hombre, con cinco hijos -cuatro de ellos mayores de edad-.

Por su parte, el abogado de la defensa ha sostenido que agarrar las tijeras fue un acto reflejo para protegerse y que el acusado trató de socorrer a la víctima después. “Se arrepiente cada día por cómo ocurrieron los hechos, pero si no se hubiese protegido sería él el fallecido”, ha declarado el letrado, que también ha destacado el pequeño tamaño de las tijeras y que la lesión en el cuello tiene “un único punto de entrada”.

Comentarios de Facebook