Quantcast

Save the Children recuerda al niño Aylan que murió ahogado en 2015

El próximo 2 de septiembre se cumplen cinco años de la muerte de Aylan, el niño sirio que murió ahogado en 2015 y se convirtió en símbolo del drama que viven las personas refugiadas en todo el mundo. A lo largo de estos cinco años, más de 700 menores han perdido la vida en el mar, como denuncia Save the Children.

Tras haber huido de la guerra en Siria con su familia, Aylan murió al final de su viaje, al volcar la lancha neumática sobrecargada en la cruzaban el mar Egeo. Su familia había estado intentando conseguir asilo en Canadá tras huir de la localidad de Kobani, en el norte de Siria y que durante meses estuvo controlada por Estado Islámico.

Su hermano de 5 años, Galip, y su madre, Rehan, de 35, también murieron después de que el barco en el que viajaban hacia Grecia naufragara. Su padre, Abdulá, fue encontrado casi inconsciente y llevado al hospital cerca de Bodrum. La fotografía del pequeño cuerpo sin vida de Aylan arrastrado a la costa turca provocó una ola de indignación y solidaridad en todo el mundo.

Aylan se convirtió en el símbolo de los miles de niños y niñas, y sus familias, que se ven obligados a arriesgar su vida para conseguir un futuro mejor y un futuro digno. Tenía tres años.

Según Save the Children, un total de 2.147 niños y niñas llegaron solos a España por mar en 2019. La ONG denuncia que, en los últimos cinco años, Europa ha dado la espalda a 210.000 niños y niñas no acompañados que han buscado asilo dentro de las fronteras.

La ONG alerta de que los que consiguen llegar huyen para escapar de la violencia, del hambre o de la guerra y corren el riesgo de convertirse en una “generación perdida” si no aseguramos su protección, salud, educación y bienestar emocional y físico.

Por ello, pide al Gobierno que lidere un cambio de políticas migratorias para que puedan buscar protección en Europa a través de vías legales y evitar tragedias similares.

LABOR EN ESPAÑA

En España, el pasado año Save The Children atendió a 1.809 menores migrantes y refugiados llegados por vía marítima. También cuenta con un equipo especializado en protección y educación social en los centros de acogida de urgencia de Barcelona y Tarragona que, en 2019, acompañaron a 306 niños y niñas.

Asimismo, trabajan en la frontera internacional de Beni Enzar entre Melilla y Marruecos, donde el pasado año atendieron a 798 menores solicitantes de asilo y migrantes y a sus familias, además de estar presentes en Algeciras para facilitar la identificación de víctimas de trata, en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía.

Comentarios de Facebook