Compartir
Servimedia

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, está ahora centrado en armar “el campamento base” con Unidas Podemos y su líder, Pablo Iglesias, para a partir de ahí construir el resto de condicionantes que le permitan revalidar su mandato.

El líder del PSOE incrementó este miércoles la presión a Podemos para que responda con prontitud a la oferta de obtener cargos “de responsabilidad” en el Ejecutivo sin pasar por el Consejo de Ministros, que Sánchez hizo llegar a Iglesias en su reunión del lunes por la mañana en Moncloa.

Sánchez, según varias fuentes consultadas por Servimedia, pretende así que Podemos se defina para empezar a trabajar de inmediato en el desarrollo del denominado “gobierno de cooperación” con el que Sánchez vende su Gobierno de ministros socialistas y Podemos logra poder en la Administración. Esto es lo prioritario, reconocen fuentes del entorno de Sánchez, y lo demás “ya se verá”.

El líder socialista le ofreció a Iglesias un acuerdo en tres niveles como desarrollo del ‘gobierno de cooperación’: “cooperación programática, parlamentaria e institucional”.

En el primer terreno la base estaría asentada en el acuerdo que ya firmaron PSOE y Podemos la pasada legislatura, en el segundo en las propuestas en Cortes y de reparto de puestos, y en el tercero en la participación de personas designadas por Podemos -con el visto bueno de Sánchez- en la Administración, pero no a nivel de ministros.

PRESIÓN PP Y CS

En esta escalada, y tras conseguir el “campamento base”, lo que busca Sánchez es “presionar” a Partido Popular y Ciudadanos para que se vean en la tesitura de “por sentido de Estado” apoyarle para evitar que sea investido por la decisión que adopten los independentistas, aspecto que tratarán de evitar si es posible.

Actualmente, todavía no se ha clarificado si la oferta del PSOE a Unidas Podemos contempla el nivel de Secretaría de Estado, máximo cargo ministerial sin formar parte del Gabinete, a expensas de la respuesta que dé Unidas Podemos a esta propuesta.

De momento, dicen fuentes gubernamentales a Servimedia, los líderes no se han intercambiado “ningún papel” y urgen a Podemos a que se defina para la semana que viene poder detallar cómo se fraguaría la colaboración que tendrá su escenificación en la firma de un “acuerdo de gobernabilidad”.

Sánchez pone el foco estos días en armar ese “campamento base” con Podemos que le permitiría avanzar en la búsqueda de otros escenarios que no bloqueen su investidura. De ahí que el PSOE haya aumentado la “presión” en las últimas horas diciendo que quiere ir “en breve” a la investidura e incitando así a que Podemos “mueva ficha”.

No obstante, las fuentes consultadas por Servimedia aseguran que todavía no hay una fecha cerrada para la investidura a expensas de estos pasos de Iglesias. Sí esperan que Podemos cumpla con los tiempos para la semana que viene ir “más en serio”.

El único dirigente de Podemos que se ha pronunciado sobre la oferta a puestos ajeno al Consejo de Ministros ha sido el secretario de Acción de Gobierno, Pablo Echenique, quien quiso atisbar “margen para el entendimiento” con el PSOE y declararse “optimista” de que al final se llegará a un acuerdo.

“Estamos preparados para considerar todas las posiciones”, se ofreció a considerar la oferta de cargos intermedios, si bien reivindicó una vez más “lo que se ha construido en la Generalitat valenciana”, que es un Gobierno de coalición “natural, normal”, donde “las fuerzas que forman parte del acuerdo están representadas y no ha habido vetos”.

Fuentes del partido consultadas por Servimedia no aclararon si esa oferta de puestos intermedios encajaría con la demanda de ministerios mixtos inspirada en el anterior Gobierno valenciano, con personal mezclado del PSOE y de Podemos, que esta formación ha planteado a veces como fórmula de gobierno que les satisfaría, ni en qué condiciones concretas de reparto de puestos podría darla por buena.