Compartir

El líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hará nuevos movimientos próximamente para garantizarse el apoyo de Unidas Podemos a su investidura y la gobernabilidad.

Lo hará, según apuntaron a Servimedia fuentes gubernamentales, desde la posición que mantiene de “volver a la casilla” y centrarse en el programa para después contemplar “todos los escenarios” y hablar del equipo.

Ante la infructuosa llamada entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias del jueves para “desbloquear” las negociaciones, en el entorno del equipo apelan a la “tranquilidad” y a ir paso a paso, al tiempo que admiten que “nada ha cambiado” desde entonces.

Como una negociación “avanza en poquitos movimientos”, en Moncloa resaltan como un “movimiento” de Sánchez para desencallar todo el hecho de que entre a valorar todos los escenarios, e incluso sugieren que con ello no está cerrando la puerta a la incorporación de miembros de Podemos o del ansiado gobierno de coalición que reclama la formación que lidera Iglesias.

Consideran que, para seguir, es obvio que los dos líderes se tendrán que llamar y que tendrán que ponerse a negociar dejando a un lado cuestiones en las que están completamente opuestos para poder ir avanzando y acercando posturas y, sobre todo, generando confianza entre ellos.

Si bien, insisten en que aún no hay respuesta de Unidas Podemos que no pase por hablar sólo de las personas que podrían formar parte de ese futuro Ejecutivo. Primero fijar el proyecto, dicen, y luego el equipo, aspecto que remarcan es competencia de Sánchez. Trasladan desde Moncloa optimismo y se muestran “convencidos” de que en julio se logrará la investidura de Sánchez.