Compartir

El informe definitivo de la autopsia practicada a Julen, el pequeño de dos años que perdió la vida tras caer en un pozo en una finca de Totalán (Málaga), ha confirmado los motivos por los que falleció el niño y la hora de la muerte.

El documento firmado por cuatro forenses, según publica ‘Diario Sur’, confirma como causa fundamental de la muerte los golpes de la caída y el traumatismo craneoencefálico y raquimedular que sufrió al precipitarse por el pozo, lo que provocó su fallecimiento de forma casi inmediata. Las dos lesiones se registraron en la región temporal izquierda, y en la occipital.

Las pruebas complementarias y el estudio de las lesiones descartan, según el informe oficial, que la piqueta utilizada durante las primeras horas del rescate provocara algunas de las lesiones que el pequeño presentaba en el cráneo, argumento esgrimido por la defensa del único acusado, David Serrano, dueño de la finca.

La autopsia subraya además cómo el golpe que recibió Julen en la región temporal izquierda es más factible que se hubiera producido con un saliente de las paredes del pozo en los primeros metros del pozo, ya que para que le hubiera alcanzado la herramienta tendría que haber tenido la cabeza inclinada y no recta como estaba.

Según la autopsia, la hora de la muerte se sitúa a las 13:50 horas de aquel fatídico 13 de enero en el que la familia había ido a pasar el día al campo, apenas unos minutos después de la caída. La piqueta se empezó a usar cuatro horas después.