Compartir

El portavoz del ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, tuvo un recuerdo en sus primeras palabras en el debate de investidura para el exportavoz de ERC Joan Tardà y para el líder de su formación, Oriol Junqueras -en prisión-, después de denunciar la “terrible anomalía democrática” que impide la presencia del presidente de la formación republicana en el Hemiciclo por estar en suspenso su condición de diputado.

Rufián subió a la tribuna con un tono poco habitual en él en la pasada legislatura pero que admitió él mismo que adopta tras hacer “autocrítica”, porque aprendió que hay que mantener las formas para que se hable de lo que denuncia y no de las “camisetas”.

Comenzó su discurso “recordando y denunciando; recordando al mejor líder y político, compañero y mejor amigo que se puede tener, jamás tantos tan diferentes quisieron tanto a alguien. Si algún día te llego a la suela de los zapatos ya será mucho”, dijo Rufián sobre Tardà.

Acto seguido, en referencia a Junqueras, denunció la “terrible anomalía democrática que supone que hoy en esta tribuna no esté nuestro amigo, presidente, líder y candidato, que ganó las elecciones generales en Cataluña”, expresó.

Sus palabras despertaron los aplausos de varios diputados mientras él insistió en que no es el que “debería estar aquí”, sino Junqueras. “Espero que lo estés viendo y estar a tu altura”, trasladó al líder de ERC, en una celda de “once metros cuadrados” en un centro penitenciario.

Tras recordar unas palabras de Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca hace casi 83 años, también pidió “modérense señores de PP, Ciudadanos y Vox, que no estamos en el 36″.

Rufián empezó con la cita de Unamuno del 12 de octubre de 1936: “Vencer es convencer y hay que convencer sobre todo. Pero no puede convencer el odio que no deja lugar a la compasión. Ese odio a la inteligencia que es crítica diferenciadora e inquisitiva. Se ha hablado de catalanes y vascos llamándoles la antiEspaña; pues bien, por la misma razón ellos pueden decir otro tanto. Venceréis, pero no convenceréis. Porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque significa persuadir y necesitáis algo que os falta en esta lucha: razón y derecho”, recordó.

Directo de la segunda jornada de la sesión de investidura.