Compartir

La polémica se ha desatado ante una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo gobierno del municipio zaragozano de Cadrete. La Agrupación Local de Izquierda Unida y CHA han denunciado la retirada del busto del califa cordobés Abderramán III, a petición del primer teniente de alcalde y concejal de urbanismo Jesús García Royo (Vox).

Según publica ‘ABC‘, ambas formaciones políticas han condenado en sendas nota de prensa la retirada de la escultura y han puesto el acento en que es una muestra de “la intolerancia y negación” de la historia que va a llevar Vox en el municipio. Lo han calificado como una acción “gravísima e intolerable” con connotaciones racistas y de odio.

El califa cordobés fue quien mandó construir el castillo de la localidad para preparar el asedio a Zaragoza y su imagen estaba situada en la Plaza Aragón. Desde el Consistorio se ha defendido su retirada, en palabras de Royo, porque “ha generado polémica desde que llegó a Cadrete (…) y no es representativa dela sociedad actual, ni del pueblo y no hay motivo para que en la plaza principal haya estos símbolos”.

Por su parte, la nueva regidora de la localidad, María Ángeles Campillo (PP) ha subrayado que “queremos un pueblo unido, y pensamos que en la Plaza de Aragón deben colocarse símbolos con los que todos nos sintamos identificados”.

Según ‘El Heraldo de Aragón‘, la polémica obra del escultor turolense, Fernando Ortiz Villaroya, fue desmontada por los operarios de la brigada municipal este martes, y trasladada hasta al tercera planta del Ayuntamiento donde se sitúa el centro de interpretación del castillo, y allí continuará hasta que se decida su emplazamiento definitivo, que podría ser en el interior de la fortaleza, cuando acaben las obras de restauración.