Compartir

La Policía Local de Águilas (Murcia) ha rescatado a un niño de dos años que se había quedado encerrado en el interior del vehículo familiar a 35 grados. Los agentes rompieron los cristales para sacarlo con rapidez.

Según ‘La opinión de Murcia‘, el coche se cerro con las ventanillas sin abrir y con las llaves puestas, cuando la madre salía en el exterior de un centro comercial para hacer unas compras.

Cuando los agentes llegaron hasta el lugar, vieron al niño con sudoración, acalorado y enrojecido, por lo que no quisieron prolongar la situación y decidieron romper la ventana para sacarlo. Según declararon, la rapidez de la madre y de los vigilantes y policías fueron claves para evitar una tragedia.