Compartir

La Fiscalía pide ocho años de cárcel para una joven barcelonesa que le arrancó la lengua a su novio cuando trataba de cortar con ella, de un mordisco. La pareja se había conocido por una página de contactos por Internet y no era la primera vez que lo dejaban.

Fue precisamente la actitud violenta de Adaia López Esteve lo que hizo que su compañero,  un vecino de Vilanova i la Geltrú, que permanece en el anonimato, quisiera cortar con ella.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de junio de 2017, cuando tras una fuerte discusión, en la que él le trasladó su deseo de acabar con la relación, la joven se puso a destrozar objetos de casa y se marchó, aunque luego volvió con tono arrepentido, reconociendo que estaba pasando un mal momento y que no quería hacerle más daño.

En plena calma ‘aparente’, se despidieron con un abrazo y le pidió un último beso. Ese fue el momento en que ella aprovechó para morderle la lengua, arrancarla y tirarla al suelo. Tras la agresión se marchó. Afortunadamente un vecino escuchó los gritos del hombre y le llevó al hospital donde atajaron la hemorragia con inmediatez.

Tras la publicación de los hechos, la joven barcelonesa ha querido ofrecer su versión a ‘El Taquígrafo‘, negando las acusaciones y ha alegado que era ella quien se defendía cuando le mordió.

Según su testimonio, fue una relación en la que él la maltrataba, ella tenía 20 años mientras que él era su profesor y tenía “40 y algo” y el mismo día de los hechos, ella había tratado de huir:

“Estaba encima mío y me decía que no me iría, que si me iba estaba muerta. Ya no podía moverme, estaba blanca, sin fuerzas y su cuerpo de casi 100 kilos encima mío. Hubo un momento que creo que era consciente que unos segundos más y me mataba. Me abrió la boca haciendo un gancho con los dedos y me puso la lengua. Ya no sé si por inercia del cuerpo, estaba medio inconsciente o que, al intentar respirar y estar totalmente atrapada se cerró la boca… o la cerré, pero créeme con total inconsciencia y encima de que pasara eso… Ahí no pude creer lo que estaba pasando y me fui corriendo a pedir ayuda super asustada, desubicada y atemorizada”.

Tras la denuncia de los hechos, el Ministerio Público pide ocho años de cárcel para la joven por lesiones, mientras que la acusación particular pide  una condena de 10, por el agravante de alevosía. La Audiencia Provincial será quien juzgue los hechos.

Por su parte, Adaia ha denunciado a su ex y pide un año de cárcel para él por los malos tratos que le propinó.