Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, regresó este sábado a la actividad pública con un discurso en el que incluyó autocríticas y quiso devolver el protagonismo que se le ha criticado afirmando que no se puede hacer descansar un proyecto político sobre una sola persona y anunciando el lema de campaña: “La historia la escribes tú”.

En la plaza del Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid, que ha sido sede de eventos clave de Podemos, Iglesias pronunció autocríticas como: “Sé que he decepcionado a mucha gente y es así. Sé que Podemos ha decepcionado a mucha gente y no reconocerlo sería mentir. Hemos dado vergüenza ajena con nuestras peleas internas. No se puede consentir la imagen que hemos dado y eso tiene consecuencias”.

Como acto seguido recordó que se le había elegido secretario general y candidato y que su obligación “no sólo es hacer autocrítica”, por un momento planeó sobre el ambiente la sensación de un anuncio inminente de índole personal, pero lo que hizo fue zafarse del protagonismo excesivo que se le ha atribuido.

En este sentido, dijo frases como “Podemos no es su secretario general, no somos las fuerzas políticas que estamos aquí”, sino sus cinco millones de votantes, y, ya al final de su intervención: “Los protagonistas sois vosotros. Nosotros somos vulnerables. No se puede hacer descansar en una sola persona un proyecto político. La clave sois vosotros”. Y así anunció el lema de campaña de Podemos, “La Historia la escribes tú”, y pidió a los ciudadanos, en dos momentos diferentes: “Dadnos el poder suficiente para poder cambiar las cosas. No renunciamos a nada pero dependemos del poder político que nos dé la gente con sus votos”.

“Necesitamos la fuerza suficiente para hacer cumplir este documento”, había dicho ya antes en referencia a la Constitución, de la que leyó artículos como el derecho a la vivienda, la obligación pública de evitar la especulación con el suelo, la supeditación de toda la riqueza del país al interés general, el derecho a la igualdad salarial, la integración de los inmigrantes y la preservación del medio ambiente. Esta lectura le sirvió para repetir varias veces cuál de los tres partidos que se denominan constitucionalistas están dispuestos a cumplir estos artículos.

El líder de Podemos afirmó que, pese a sus muchos errores, nunca se han equivocado de bando, y de hecho comenzó su intervención denunciando que no es verdad que el poder resida en el Parlamento. “No tiene el poder que debería tener. Hay 20 familias en este país que tienen más poder que cualquier diputado”, Enumeró los nombres de (Amancio) Ortega, Botín, (Florentino) Pérez y (Isidro) Fainé, además del fondo inmobiliario BLackrock, que “manda más que el ministro de Fomento. “SI eso es así, nuestra democracia es una democracia limitada”.

Lo mismo dijo de los propietarios de los medios de comunicación privada. “Quizá por decirlo nos lo hagan sentir en las entrevistas de campaña. Pero alguien tiene que decir la verdad, la puñetera verdad”, proclamó. Según dijo, todos los magnates con los que ha hablado en estos años le dijeron amablemente que lo que pide Podemos no se puede hacer, aunque tenga razón, y hasta un directivo le confesó en octubre: “Van a por vosotros, porque no les ha gustado nada ese acuerdo de presupuestos que habéis hecho”, en concreto la parte fiscal que subía los impuestos a los ricos.

Esto no lo harán, pronosticó Iglesias, los “patriotas de pandereta” del PP, Ciudadanos y Vox, porque “hay que tener el coraje de sentarse con los poderosos”, y tampoco la otra opción: la suma de PSOE y Ciudadanos. Pero de aquella conversación Iglesias dedujo que Podemos está más cerca que nunca de estar en un Gobierno, y a ello atribuyó que todos insistan en dar al partido por hundido.

Iglesias, por el contrario, se conjuró para “trabajar para que el 28 de abril formemos parte del próximo gobierno y podamos decir que han cambiado cosas en España”. En este sentido, se hizo eco de algunas críticas internas que le han reprochado la subordinación del partido al PSOE haciendo presidente a Pedro Sánchez y justificó: “Cumplimos con nuestro deber, y eso está por encima de cualquier táctica política”.

También se reafirmó en declararse “orgulloso de hacer que Manuela Carmena fuera alcaldesa”, aunque ahora “algunos no se acuerdan” de la generosidad, pero a la vez emplazó directamente a que diga “a quién va a votar” en las elecciones generales, porque “la gente no va a tolerar que alguien se ponga de medio lado” eludiendo esta cuestión.

Por el contrario, agradeció a los que se mantienen como socios de Podemos (IU, En Comú y Equo) su apoyo porque “no es fácil construir la unidad en los momentos difíciles, cuando te están señalando un camino de buen trato mediático si no lo haces”.

(SERVIMEDIA)