Quantcast

Montero entregará mañana al Congreso los PGE de 2021

El Gobierno de coalición aprobará este martes su proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 y los remitirá y presentará mañana, miércoles, en el Congreso de los Diputados, fijándose la primera votación, relativa al debate de las enmiendas de totalidad, en el Pleno del Congreso para los días 11 y 12 de noviembre, según el calendario de tramitación oficial.

Tras el acto de anuncio del acuerdo para los Presupuestos realizado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en el que han calificado las cuentas de “imprescindibles” e “inaplazables” para la recuperación y para dejar atrás los de 2018, los nuevos Presupuestos llegarán mañana mismo, miércoles, al Congreso de los Diputados para iniciar su tramitación.

En concreto, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, hará entrega este miércoles del clásico ‘Libro Amarillo’ de índice-resumen del proyecto de ley de Presupuestos a la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, y a la presidenta de la Comisión de Presupuestos, Pilar Garrido.

Tras recibir los Presupuestos, la Mesa del Congreso celebrará una reunión para calificar el proyecto, que este viernes, 30 de octubre, se publicará ya en el Boletín Oficial de las Cortes Generales.

COMPARECENCIAS DE ALTOS CARGOS LA PRÓXIMA SEMANA

Además, el órgano de gobierno del Congreso abrirá un plazo hasta el día 30 de octubre a las 14 horas para solicitar las comparecencias de los altos cargos del Gobierno y organismos públicos con el fin de que expliquen las cuentas de los distintos departamentos.

Tras la ronda de comparecencias, que se sucederán entre el 4 y el 6 de noviembre, los grupos deberán decidir si presentan o no enmiendas de totalidad pidiendo la devolución del proyecto al Gobierno. El plazo para la presentación de estas enmiendas de devolución finalizará a las 14 horas del viernes 6 de noviembre, y a la semana siguiente será su debate y votación.

En ese debate de totalidad, los días 11 y 12 de noviembre, la ministra de Hacienda defenderá su proyecto ante el Pleno del Congreso y, tras el debate, las enmiendas de totalidad se votarán de una tacada, es decir, en una única votación, puesto que piden lo mismo: tumbar los Presupuestos y devolverlos al Gobierno. No se necesitan mayorías reforzada, sino que bastan más votos a favor que en contra.

En esa primera votación cayeron los Presupuestos Generales de 2019 que el PSOE y Unidas Podemos habían pactado en enero de ese año, provocando la disolución de las Cortes y la celebración de las elecciones del 28 de abril.

Si superan ese examen, los primeros Presupuestos del Gobierno de coalición pasarán a la fase de la discusión de su articulado y las enmiendas parciales que deberán presentarse antes de las 14 horas del 16 de noviembre.

La fecha establecida para el informe de la ponencia es hasta el 20 de noviembre y para el dictamen de la Comisión hasta el 27 de noviembre.

Tras su paso por ponencia y comisión, el proyecto volverá al Pleno del Congreso en la semana del 30 de noviembre al 3 de diciembre para la votación de cada una de las secciones de los Presupuestos (las cuentas de cada Ministerio). Ahí el Gobierno no puede perder votaciones porque el derribo de una sola sección provoca la caída de todo el proyecto.

Según el borrador del calendario de sesiones plenarias, el último Pleno de 2020 está previsto para la semana del 15 al 17 de noviembre. Posteriormente se llevarían los PGE al Senado, y a continuación serían devueltos al Congreso para aprobarlos definitivamente con los cambios introducidos o en su versión original.

El objetivo del Gobierno marcado en su ‘hoja de ruta’ es tener aprobados los Presupuestos de 2021 para principios del próximo año, para lo que se reunirá con los distintos grupos con el fin de recabar los apoyos, siendo plausible el ‘sí’ de los grupos que apoyaron la investidura, entre los que figuran ERC, JxCAT o Bildu, aunque también está abierta la opción de buscar el respaldo de Ciudadanos. En cambio, parece descartado a priori el apoyo del PP.

CONTENDRÁN LA MAYOR INVERSIÓN PÚBLICA SOCIAL DE LA HISTORIA

Los Presupuestos contendrán la “mayor inversión pública de la historia”, de 239.765 millones, un 10,3% más, incluyendo un adelanto de 27.000 millones de los fondos europeos.

Recogerán un aumento de dos puntos el IRPF para las rentas del trabajo de más de 300.000 euros, hasta un tipo marginal del 49%, y tres puntos para las rentas de capital de más de 200.000 euros, hasta un tipo del 265, así como un ala del 1% en el impuesto para patrimonios de más de 10 millones de euros, limitará las exenciones en el Impuesto de Sociedades, fijará una tributación mínima del 15% para ‘socimis’ y reducirá desgravaciones de planes de pensiones privados.

Estos cambios se suman a los ya anunciados más allá de las tasas ‘Tobin’ y ‘Google’, como el nuevo impuesto a los envases de un solo uso y el IVA del 21% a bebidas azucaradas y edulcoradas.

Además, contempla una subida del sueldo de los funcionarios del 0,9%, al igual que las pensiones públicas, que subirán con arreglo al IPC un 0,9%, mientras que las pensiones no contributivas se aumentarán el doble, un 1,8%, el IPREM un 5%, y elevará notablemente las partidas de Educación (+70%), con récord en becas, Sanidad (+151,4%), I+D+i (+80%) e infraestructuras (+114,8%), al tiempo que aumentan un 150% las ayudas al comercio, turismo y pymes, con 1.338 millones más.

No figurará en cambio la regulación de los precios de los alquileres, si bien hay un compromiso de la coalición por que vea la luz en un plazo de cuatro meses en el marco del a nueva Ley Estatal de Vivienda, que contendrá mecanismos de limitación o bajada de precios del alquiler en zonas de mercado tensionadas, tanto en nuevos contratos como en los ya existentes, lo que será la “el mayor grado de intervención pública en el mercado del alquiler de Europa”, según Iglesias.

Comentarios de Facebook