Compartir

Más de 24.000 funcionarios de prisiones están llamados hoy a la primera de las seis jornadas de huelga general convocadas por las organizaciones sindicales para exigir al Gobierno que desbloquee el conflicto laboral que afecta a este colectivo.

Según informó la Confederación Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), los paros, que comenzaron a las 22.00 horas de ayer en los relevos del turno de noche, afectarán al régimen habitual de comunicaciones de los internos con el exterior (vis a vis o visitas) y a las actividades socioculturales habituales que tienen lugar en los más de 70 centros penitenciarios del país, como las deportivas o los talleres formativos, entre otras.

CSIF considera que los servicios mínimos son “claramente abusivos” en casi todos los centros, por lo que han sido recurridos a nivel nacional. Además, el sindicato asegura que en algunos centros se han adelantado un día servicios como los de las consultas médicas y el reparto de medicamentos entre los internos para intentar reducir los efectos de la huelga general.

La convocatoria de huelga se produce, indicó el sindicato, por “la falta de concreción de una oferta económica que satisfaga las necesidades del colectivo. El Ministerio del Interior ofreció este mes una subida media de 375 euros lineales al conjunto de la plantilla de Prisiones, que se haría efectiva a lo largo de 2019, 2020 y 2021 (una oferta global de 122.646.399 euros), si bien esta oferta ha sido retirada porque la partida económica no ha sido autorizada”.

Los sindicatos de prisiones, ante esta “falta de respeto” a los trabajadores, han convocado seis jornadas de huelga: 24 y 26 de octubre y 6, 8, 13 y 15 de noviembre. Denuncian “la escasez de personal, la falta de seguridad que sufren los funcionarios de prisiones y el incremento continuo de las agresiones”.

CSIF ha hecho un llamamiento al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, “que todavía está a tiempo de sentarse a negociar con los sindicatos para desbloquear este conflicto laboral que se prolonga desde hace más de un año”.