Compartir
Servimedia

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene previsto gastar casi 4,2 millones euros durante tres años en contratar a una empresa para que realice trabajos de consultoría y asistencia de ingeniería para mantener y gestionar la aeronavegabilidad de sus 15 helicópteros, así como mantener las bases de su Unidad de Medios Aéreos, lo que supone un total cercano a 1,4 millones de euros anuales.

Así consta en el anuncio de licitación del contrato, publicado recientemente en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La DGT cuenta con una flota de 15 helicópteros, que operan desde bases fijas ubicadas en Madrid, A Coruña, Valladolid, Zaragoza, Valencia, Sevilla y Málaga.

El pliego de cláusulas administrativas del contrato, al que tuvo acceso Servimedia, señala que las labores deberán realizarse en tres anualidades a partir de 2019. Tráfico divide el servicio en dos lotes. El primero de ellos se refiere a la gestión de la aeronavegabilidad y la ingeniería de mantenimiento, por un importe de casi 1,3 millones de euros.

El segundo lote alude al mantenimiento en las bases que integran la Unidad de Medios Aéreos de la DGT, por valor de casi 2,9 millones de euros. Este servicio se refiere a inspecciones diarias, cumplimentación de directivas de aeronavegabilidad, boletines de servicio, mantemiento preventivo y correctivo, investigación y resolución de averías, mantenimiento periódico y sustitución de componentes a los que cada helicóptero ha de ser sometido.

DESDE 1961

La Unidad de Helicópteros de la DGT, creada en abril de 1961, es la más antigua de vuelo del Ministerio del Interior y tiene como cometido principal colaborar en la reducción de la siniestralidad en carretera y en la mejora de la fluidez circulatoria.

Sus misiones habituales son vigilancia de carreteras, regulación del tráfico, instrucción, estudios fotográficos aéreos, asistencia sanitaria, transporte de personas o cosas, participación en operaciones especiales de tráfico, apoyo en transmisiones, rescate y apoyo en catástrofes y vuelo nocturno.

Cerca del 65% del tiempo total de vuelo de los helicópteros se dedica al sobrevuelo de carreteras con cámaras giroestabilizadas, que detectan y graban infracciones al Reglamento General de Circulación y tramitan los correspondientes expedientes sancionadores a los conductores implicados.

Algunas de las infracciones que detectan desde el aire son excesos de velocidad, adelantamientos indebidos, conducción negligente o temeraria, cambios de sentido o dirección en lugares prohibidos, distracciones al volante o llevar animales sin la adecuada precaución y conducir utilizando el teléfono móvil.