Compartir

La Policía Nacional ha desarticulado en El Ejido (Almería) una red de traficantes de personas que ganaba unos 25.000 euros por cada patera que fletaba desde las costas de Marruecos, donde cobraba 2.000 euros por inmigrante que se subía a las embarcaciones.

Según informó este miércoles la Policía, han sido detenidas ochos personas, entre ellas los cuatro máximos responsables de la red en España, que serán acusados de los delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y contra la salud pública ingresando. Tres de los arrestados han ingresado en prisión preventiva.

Los investigadores han determinado que la trama desmantelada habría contribuido a la llegada el pasado mes de agosto a las costas andaluzas de Cádiz y Almería de más de 500 inmigrantes ilegales.

Además del tráfico de inmigrantes, los arrestados traficaban con sustancias estupefacientes aprovechando la salida de las embarcaciones desde Marruecos con inmigrantes de dicha nacionalidad.

DOMICILIOS TEMPORALES

Los agentes comenzaron las investigaciones en verano del pasado año cuando constataron la existencia de pateras, llegadas a las costas de Cádiz y Almería, que eran gestionadas por una organización dedicada a introducir inmigrantes de manera clandestina, normalmente de origen magrebí.

Tras diversas pesquisas, los investigadores comprobaron que la red se encargaba tanto de la captación de los traficados como del cobro de la tarifa por el viaje, siendo alojados temporalmente en domicilios de su propiedad hasta la salida de la patera así como de la obtención de las embarcaciones y de los pilotos.

La investigación ha permitido determinada que los arrestados cobraban unos 2.000 euros por persona y obtenían un beneficio económico de unos 25.000 euros por patera. Habrían sido los presuntos responsables de la llegada de más de 500 inmigrantes desde el pasado mes de agosto a las costas andaluzas de Cádiz y Almería.