Compartir

El Observatorio Nacional de Agresiones a Enfermeras y Enfermeros del Consejo General de Enfermería (CGE) registró un total de 1.469 agresiones a profesionales de esta rama sanitaria en 2018, según comunicó este jueves, Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios.

Andalucía lidera el ranking por comunidades autónomas, con un total de 373 agresiones a enfermeros o enfermeras, seguida de País Vasco, con 184 agresiones, y Castilla-La Mancha, con 145.

“Con los datos de que disponemos podemos decir que esto es sólo la punta del iceberg, hay mucho más debajo. En aquellas regiones donde hay pocos casos, las cifras nos dicen que se hace un registro insuficiente respecto a lo que está ocurriendo en la realidad, con lo que se vuelve a poner de manifiesto que hay un mal manejo de la información relacionada con las agresiones”, denunció el responsable del observatorio y secretario general del CGE, Diego Ayuso.

El Consejo, además, destacó que la mayoría de agresiones, alrededor de un 70%, son verbales, mientras que en tres de cada 10 ocasiones se trata de agresiones físicas. “A nivel penal, lo que se denuncia es la agresión física, pero son muchas más las que se sufren a nivel verbal y afectan desde el punto de vista psicológico de una forma muy importante al profesional”, subrayó Ayuso.

Desde el CGE destacaron que las agresiones contabilizadas son solo “la punta del iceberg”. Por ello, animaron a los enfermeros y enfermeras a que notifiquen y registren las agresiones que sufran “de cara a realizar un registro unificado y homogéneo a través del Observatorio Nacional de Agresiones y acabar con esta lacra”.