Compartir

La Junta de Andalucía baraja la posibilidad de expropiar parte del Cerro de la Corona, en Totalán (Málaga), el lugar donde falleció el pequeño Julen. Entre los motivos que justificarían esta decisión se encuentra el hecho de evitar que puedan desencadenarse otros accidentes fatales.

Según informa ‘Diario Sur‘, el plan de rescate afectó a una veintena de parcelas incluida la de David Serrano, tío del niño de dos años y único investigado por la muerte del pequeño tras caer en un pozo ilegal.

El Gobierno autonómico  fue quien asumió el coste de los trabajos del dispositivo de rescate, que alcanzó los 687.749 euros, IVA incluido, aunque quedó pendiente la indemnización a los propietarios de las parcelas afectadas por las obras. En este marco, y teniendo en cuenta además el valor de los terrenos,  se contempla la expropiación como la opción más adecuada.

La decisión no se adoptará hasta que concluya el proceso judicial.