Compartir

El consejero de Acción Exterior de Cataluña, Alfred Bosch, ha vuelto a desatar la polémica al pedir disculpas a los pueblos indígenas mexicanos, por los abusos y matanzas cometidos por los españoles en los tiempos de la Conquista, entre 1519-1521. Unas declaraciones que para el ministro, Josep Borrell no se comprenden: “El señor Bosch no tiene sentido del ridículo, está claro”.

Bosch ha reafirmado el compromiso de la Generalitat en la petición de perdón, en su encuentro con el director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) del gobierno de México, Adelfo Regino Montes, en el marco del viaje oficial que lleva a cabo en el país norteamericano.

En ese marco, Bosch se ha prestado a actuar de mediador entre las autoridades españolas y mexicanas para adoptar una postura común, para recuperar “toda la dignidad que nunca tendría que haberse perdido”.

Por su parte, Saúl Vicente Vázquez, director de asuntos internacionales del INPI, se ha mostrado agradecido por sus palabras y ha lanzado un mensaje de apoyo al independentista: “Compartimos la aspiración de autodeterminación de los pueblos, la democracia se debe respetar”

Preguntado sobre las polémicas declaraciones del consejero, el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha respondido con ironía: “Pero qué amable el señor Bosch, ¡caramba!”, al tiempo que ha mostrado su desconcierto al no entender entre quiénes quiere mediar el catalán.

Según ha publicado ‘Estrella Digital‘, justo  antes de entrar en la Junta Electoral Central para acatar la Constitución y recibir su credencial como eurodiputado, Borrell se ha mostrado convencido de que las autoridades mexicanas no darán “la mínima importancia” a la iniciativa del catalán.

El pasado mes de abril, el consejero Bosch ya expresó la condena a los abusos cometidos contra los pueblos originarios de América en el Parlamento catalán.