Compartir

La bomba de la Guerra Civil localizada este domingo en la playa de Sant Sebastià (Barcelona) será detonada este lunes por miembros del servicio de desactivación de explosivos de la Armada llegados desde Cartagena.

Los agentes tienen previsto analizar el proyectil, desplazarlo hasta alta mar y después proceder a su explosión controlada.

Fue un agente de la Guardia Civil que estaba de vacaciones quien localizó la bomba de manera fortuita dando aviso. El proyectil tiene 1,10 metros de alto, 80 centímetros de diámetro y está sumergido a 3 metros de profundidad.

Después de dar aviso se cerró la playa al baño, se dieron avisos por megafonía, aunque muchos decidieron quedarse tomando el sol.