Compartir

Una mujer invidente fue golpeada por una empleada de un establecimiento oriental tras discutir con el dueño del local cuando se disponía a entrar con su perro lazarillo en la tienda.

La invidente le recordó durante la discusión que la ley española le permitía acceder con el perro. La afectada llamó a la Policía y relató cómo fue increpada por los empleados y después agredida con un bate de beisbol.

El Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid juzga este miércoles a la empleada denunciada.