Compartir

La Policía local de Granada busca al desalmado que no tuvo ningún reparo en tirar a la basura a una perra y a sus cuatro cachorros recién nacidos.

El hallazgo se produjo después de un vecino pasara cerca de un contenedor y escuchara a los animales. A partir de ahí dio aviso a unos agentes que pasaban por la zona y juntos pudieron rescatar a los perros.

Los canes, que se encuentran en buen estado, han sido acogidos de momento por una protectora.

La Policía, mientras tanto, intenta averiguar quien arrojó los perros al contenedor y que podría tener que hacer frente a una sanción que va de los 2.000 a los 30.000 euros.