Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, interpretó este lunes aludiendo al supuesto adelanto electoral de que, antes que un pacto entre el PSOE y Unidos Podemos, las “élites” quieren un pacto de “‘gran centro’ con PSOE y Ciudadanos y una nueva fuerza progresista que lo facilitara desde fuera”, pero pronosticó que esa suma “no tendrá la fuerza electoral para darse”.

Iglesias publicó en Twitter un ‘hilo’ sobre el supuesto adelanto electoral para abril con el que se ha especulado hoy si los grupos independentistas tumban en el Congreso de los Diputados el miércoles el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, en el que hizo varias consideraciones.

En primer lugar, reiteró que, si los Presupuestos no salen adelante, el Gobierno se verá “obligado a adelantar elecciones y hacerlas incluso antes del 26 de mayo”, motivo por el que la dirección del partido convocó las primarias preceptivas. Además, constató que “aún hay tiempo para llegar a acuerdos” y prometió seguir trabajando para ello, pero asumió: “Debemos ser realistas”.

Por otra parte, reivindicó la paternidad de la idea de la mesa de partidos entre los partidos que sacaron adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy, “no sólo para hablar de los presupuestos, sino para construir un horizonte de país desde el diálogo y el respeto a las diferencias (valores republicanos)”.

En caso de elecciones, Iglesias dibujó tres posibles opciones de gobierno. Por un lado, el “bloque de partidos reaccionario” con PP, Ciudadanos y Vox, cuyo proyecto sería “uberización de la economía y mano dura para reprimir los conflictos derivados de la plurinacionalidad”.

Por otro, el “posible bloque progresista” con PP y Unidos Podemos, con “un horizonte de protección social como modelo para la Europa del sur” y cuyo acuerdo de Presupuestos “disgustó mucho a los jefes del Ibex y sus medios”.

El tercer bloque, que “esas élites preferirían”, sería uno de “‘gran centro’ con PSOE y Ciudadanos y una nueva fuerza progresista que lo facilitara desde fuera”, ante el que Iglesias objeta: “Sospecho que ese modelo (preferido también por los barones conservadores del PSOE) no tendrá la fuerza electoral suficiente para darse”.

Ante la posible perspectiva electoral, el líder de Podemos avisa de que, incluso “si se vuelven a dar las condiciones para que el bloque de la moción negocie una investidura y un gobierno, habrá que asumir los mismos retos: recuperación del Estado del bienestar (que sería un mensaje a la UE) y reconocimiento de la plurinacionalidad y el diálogo”.

Como conclusión, tanto de su análisis de la situación como de ese hipotético horizonte que repitiera la mayoría parlamentaria actual, Iglesias observa: “La política de gestos puede ser eficaz en el corto plazo pero no es una política de gobierno. Los movimientos macronistas, de tinte más conservador o más progresista, aportan adrenalina a la agenda mediática, pero ningún horizonte de país, seguridad o certezas”.