Compartir

El director mexicano Manolo Caro, creador de ‘La Casa de las Flores’, y el actor español Pedro Alonso, protagonista de ‘La Casa de Papel’, grabarán un corto de ficción en apoyo a la última campaña de Greenpeace para que la ONU apruebe un Tratado Global de los Océanos en 2020.

Ambos se unirán a la tripulación del barco ‘Esperanza’ de Greenpeace, que se encuentra actualmente en el mar de los Sargazos -una de las cinco áreas marinas más contaminadas por plásticos, en pleno Triángulo de las Bermudas- como parte de la expedición ‘De Polo a Polo’ para evidenciar las amenazas a las que se enfrentan los océanos, según informó este miércoles la organización ecologista.

“Sin los océanos no hay vida. Nuestro futuro depende de ellos. Por eso me he unido a esta expedición de Greenpeace, porque es hora de que nuestros gobiernos nos escuchen. Y entre todos y de la mano, hagamos algo. No podemos esperar más: Necesitamos proteger los océanos si queremos asegurar la supervivencia de nuestro planeta”, declaró Alonso.

Por su parte, Caro señaló que “pocas cosas son tan bellas como la inmensidad de los océanos y pocas tan básicas para la supervivencia del planeta”. “No podemos destruir lo mejor que tenemos, lo que nos permite seguir viviendo. Desde el mundo del cine podemos ejercer de altavoces para nos oigan quienes deben tomar las decisiones. Ojalá lo consigamos”, añadió.

El proyecto también contará con el bailarín mexicano Isaac Hernández -primer bailarín del English National Ballet y galardonado recientemente como mejor bailarín del mundo-, que realizará una aparición estelar en la cinta. El rodaje tendrá lugar entre el 13 y el 17 de agosto en el mar de los Sargazos.

La actriz estadounidense Shailene Woodley, protagonista de la serie ‘Big Little Lies’, también se ha unido a ese tramo de la expedición a bordo del ‘Esperanza’ y ha acompañado al equipo científico de Greenpeace durante sus investigaciones en el mar de los Sargazos.

Greenpeace mantiene una expedición de casi un año de duración que está recorriendo el planeta de polo a polo para documentar, junto a un equipo científico de primer nivel, las numerosas amenazas que enfrentan los océanos: el cambio climático, la sobrepesca, la contaminacióń por plásticos, la minería y las prospecciones en busca de petróleo y recursos genéticos. En la actualidad, menos de un 3% de los océanos está protegido, cuando la comunidad científica exige que para 2030 se preserve al menos un 30%.

Greenpeace indicó que la vida marina que albergan los océanos es “el motor de la bomba biológica del océano” porque captura el carbono en la superficie y lo almacena a gran profundidad. “Sin este servicio esencial, la atmósfera contendría un 50% más de dióxido de carbono y la temperatura del planeta sería tan alta que se volvería inhabitable”, concluyó.

(SERVIMEDIA)