Compartir

El PSOE trabaja en un plan -que trasladará al resto de grupos parlamentarios- con el objetivo de aislar a Vox de los órganos de decisión del Congreso, principalmente del reparto de puestos de la Mesa.

Así lo han trasladado fuentes de la dirección del Grupo Parlamentario Socialista que confirmaron la intención de presentar al Partido Popular un esquema que garantice las mayorías de izquierda y derecha que reflejaron las urnas pero estableciendo un cordón sanitario a la formación que lidera Santiago Abascal.

El PSOE está en contacto con los partidos con representación parlamentaria para buscar que, entre todos, se establezca un cordón sanitario a la tercera formación política en el Congreso, ya que en las elecciones del 10-N Vox quedó sólo por detrás de PSOE y PP con 52 diputados.

Según trasladaron a Servimedia fuentes socialistas, el PSOE todavía no ha contactado con el PP pero confía en que el partido de Pablo Casado, una vez que le trasladen su oferta, aceptará la oferta.

El PSOE trabaja con varias opciones y al PP le plantearán la opción de garantizar un reparto de puestos en la Mesa del Congreso para que cinco sean para la bancada de la izquierda y cuatro para la de la derecha.

Consideran en el grupo parlamentario que lidera Adriana Lastra, la que está llevando las negociaciones, que el PP verá con buenos ojos esa propuesta porque los populares podrían tener hasta 3 puestos en la Mesa del Congreso y ceder uno a Ciudadanos. De manera, que los 5 correspondientes a partidos de izquierdas se los repartirían entre PSOE y Unidas Podemos garantizándose la mayoría en el órgano de Gobierno de la Cámara Baja.

(SERVIMEDIA)