Compartir

El líder del PP, Pablo Casado, se declaró este miércoles “más preocupado” tras escuchar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pedir la prórroga del estado de alarma, al tiempo que le recriminó que haya abandonado “a su suerte” a los sanitarios y que no haya pedido perdón “por una negligencia tan grave” como supone haber “animado” a centeneras de miles de personas a manifestarse “masivamente” el Día Internacional de la Mujer.

A pesar de espetar a Sánchez que “los españoles necesitan soluciones” en vez de “promesas” y “certezas” y “no soflamas”, el líder de la oposición reiteró al jefe del Ejecutivo que su grupo parlamentario le apoya y, “a pesar de todo”, votará a favor de prorrogar el estado de alarma en España ante la expansión de la pandemia por el Covid-19, así como de toda medida encaminar a mitigar los efectos de esta crisis.

Casado reconoció que la intervención de Sánchez, como las anteriores, le deja “más preocupado”. “Nuestro país no está para más mítines, ni para manuales de resistencia ni de autoayuda”, subrayó Casado, desde la base de que en este momento “España está de duelo y todos estamos de luto” con 738 personas fallecidas por el virus tan solo en las últimas 24 horas.

El presidente de los populares garantizó a Sánchez su apoyo para enfrentarse a esta pandemia y aseguró el voto favorable del PP al estado de alarma, ya que “tenemos que trabajar juntos para combatir el virus”. Y todo ello, recalcó Casado, a pesar de que “esto no va bien” porque el Gobierno “no está respondiendo a la altura de los esfuerzos” de los ciudadanos que cumplen con “enormes sacrificios”.

DIGNIDAD DE LA NACIÓN

A la luz del número de víctimas en España, que supera ya las de China, Casado se solidarizó con los familiares “destrozados” que ni siquiera han podido acompañar a sus seres queridos en sus últimos momentos. “Todas esas víctimas merecen la dignidad de la Nación, y por eso, propongo que las banderas oficiales ondeen a media asta mientras dure esta pandemia”, planteó.

A esto unió su petición para que se haga un funeral de Estado para todos ellos cuando superemos esta crisis, con el fin de “resarcir la soledad que han sufrido en sus sepelios”, así como la creación de un monumento en su honor en el centro de Madrid.

Dicho esto, Casado censuró que “a algún ministro se le escapó anteayer que el Gobierno conocía desde el 2 de febrero la peligrosidad de la pandemia”. De hecho, recordó que el primer fallecido en nuestro país se registró el pasado 13 de febrero.

También rememoró que la primera semana de marzo la Unión Europea recomendó medidas de alejamiento social y la Organización Mundial de la Salud alertó de la epidemia a nivel mundial, que “por cierto ya había avisado de la gravedad de la misma el 30 de enero”.

Y pese a ello, recriminó Casado, el Gobierno “animó a centenares de miles de personas a manifestarse masivamente el 8 de marzo y autorizó cientos de eventos masivos esos días”. “Esta misma mañana el Ministro de Sanidad ha reconocido que la anterior semana fue clave en la expansión del virus en España y hasta el Ministerio de Defensa ha explicado a la OTAN que el 9 de marzo fue el estallido nacional de esta crisis”, relató.

“GRAVE NEGLIGENCIA”

“Pero usted, señor Sánchez, aún no lo ha reconocido ni ha pedido perdón por una negligencia tan grave”, denunció. “Tiempo tendremos de pedirle responsabilidades, no lo voy a hacer ahora”, prometió Casado, justificando que “lo único” que le preocupa ahora es “qué está haciendo para luchar contra la pandemia y por qué no se ejerce con eficacia el mando único”.

El jefe de la oposición avisó a Sánchez de que “no se puede” dejar “abandonados a su suerte” a los sanitarios, ya que “cada hora de retraso” implica que hay enfermos sin respiradores y médicos expuestos al contagio. “No podemos estar cada noche pendientes del móvil para saber su parte de bajas”, recalcó.

“Usted dijo que estamos en guerra contra el virus, pero en las guerras los gobiernos no mandan a los soldados al frente sin casco, sin chaleco y sin munición”, se reafirmó, desde la crítica de que “en esta guerra nuestros profesionales sanitarios están peleando sin mascarilla, sin equipos de protección y sin respiradores para salvar vidas”.

“Les pido que no ofendan a los que están en el frente de esta batalla anunciando que hoy, 10 días después de reconocer por fin la alerta sanitaria, han comprado material que llegará entre abril y junio”, demandó Casado, para quejarse a continuación de que “la eficacia del Gobierno está siendo mínima” pese a “darle todo lo que ha pedido” al concederle los “poderes máximos” que otorga el estado de alarma.

APOYO

Se autodefinió como el jefe de la oposición que Sánchez no fue, contraponiendo así la actitud de su formación en esta crisis con la que tuvo el PSOE cuando gobernaba el PP: “Ni vamos a escrachear sus hogares, como me hicieron a mí con una bebé recién nacida en 2012, ni vamos cercar sus sedes al grito del pásalo”, dijo comprometiendo su apoyo “a pesar de todo”.

En este punto, exigió explicaciones por la incorporación del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a la Comisión Delegada del CNI “usando un decreto económico tan sensible para los parados y personas vulnerables” y le cuestionó por dictar una orden para autorizar indultos en este periodo. “¡Qué tiene que ver eso con el coranavirus!”, exclamó.

A pesar de estas críticas, Casado se comprometió a apoyar las medidas económicas del Gobierno, pero con la exigencia de que las pongan ya en marcha, bajen impuestos, costes laborales y reduzcan la burocracia. No obstante, lamentó que la crisis haya pillado al Ejecutivo “sin los deberse hechos” y auguró que precisamente por ello los efectos en España serán “más intensos”.

Alertó de que “hay pensar ya en la reconstrucción de nuestra economía productiva, aumentando su competitividad y flexibilidad”. “La salida de esta crisis nos exigirá una agenda reformista muy intensa para que los millones de parados puedan encontrar trabajo pronto”, apostilló el líder del PP, que acabó su discurso demandado “unidad” para España, pero también “eficacia, lealtad y responsabilidad” por parte del mando único.

VOX PIDE LA DIMISIÓN DE SÁNCHEZ

El líder de Vox, Santiago Abascal, reclamó este miércoles que el presidente Pedro Sánchez dimita o permita la formación de un “Gobierno de unidad nacional” si no es capaz de afrontar la crisis generada en España por la propagación del Covid-19, que ya ha provocado más de 3.400 fallecidos.

Abascal hizo este emplazamiento en el Pleno del Congreso que debate esta noche la ampliación del estado de alarma otros quince días, hasta el 11 de abril, con el objetivo de que las restricciones a la movilidad de personas puedan frenar los contagios por coronavirus.

En su intervención inicial, el líder de Vox afirmó que su partido votaría este miércoles a favor de la ampliación del estado de alarma por su compromiso con los españoles, pero le advirtió de que le exigirán “responsabilidades políticas y penales” si no aprovecha estos quince días “para combatir la amenaza sanitaria y evitar la ruina económica” del país.

Por este motivo, Abascal dijo que si Sánchez no es capaz de afrontar esos retos “puede irse” o dejar paso para que se forme “un Gobierno de unidad nacional”, que considera debería hacer frente a la amenaza sanitaria, pero también la que entiende que representan el vicepresidente Pablo Iglesias y los independentistas catalanes.

CESE DE IGLESIAS Y SIMÓN

Sobre la gestión de la crisis por el Covid-19, el responsable de Vox sostuvo que en el Ejecutivo “lo han hecho todo tarde y lo han hecho todo mal”, ya que, a pesar de las advertencias que existían ya en febrero, no dedicaron “ni un minuto” a pensar en cuestiones como la adquisición de material sanitario o a tomar medidas para que el sistema hospitalario no esté “al borde del colapso”.

Asimismo, reclamó el cese del responsable del Centro de Coordinación de Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ya que ha reconocido que antes del 8 de marzo, en que se celebró en Madrid la manifestación del Día Internacional de la Mujer, las autoridades sanitarias ya sabían que la pandemia del coronavirus estaba en España “fuera de control”.

Abascal también demandó a Sánchez el cese de Iglesias, puesto que es un “totalitario peligroso” que ha usado la crisis por el Covid-19 para garantizarse su presencia en la comisión que controla el CNI, en referencia a que un cambio legal sobre este asunto se incluyera en el decreto para paliar los efectos por la pandemia.

Además, el líder de Vox reclamo que el presidente aplique el artículo 155 de la Constitución “o lo que sea necesario” para destituir al presidente de la Generalitat, Quim Torra, puesto que con su actuación en esta crisis sanitaria está poniendo “en mayor riesgo todavía” a los ciudadanos de su comunidad autónoma.

(SERVIMEDIA)