Compartir
Twitter

Donald Trump, ha contado con un invitado especial durante el Discurso del Estado de la Unión, a pesar de que se durmió mientras hablaba el presidente.

Se trata de Joshua Trump, un niño de 11 años, que sufre ‘bullying’ por apellidarse como el jefe de Casa Blanca, quien tras conocer su historia quiso invitarle junto a otros ciudadanos  anónimos entre los que se encontraba una niña que ha padecido cáncer.

El pequeño Joshua, que se sentaba a dos asientos de distancia de Melania Trump, no pudo vencer al sueño y las cámaras lo recogieron durmiendo pese a la emoción del momento.


Los padres de Joshua Trump, que procede de Delaware y no tiene ningún parentesco con el político, aseguran que el pequeño ha llegado a decir que “se odia a sí mismo y su apellido”.

Poco después de que Donald Trump se iniciara en la carrera presidencial, tuvieron que sacarle del colegio y comenzó a estudiar en casa para evitar el acoso al que era sometido. Sin embargo, y según el comunicado de la Casa Blanca, se muestra agradecido “a la primera dama y a la familia Trump por su apoyo”.