Compartir

Una docena de activistas de Greenpeace han bloqueado dos carriles de la calle de Alcalá a la altura de la glorieta de Cibeles para protestar contra la paralización de Madrid Central. Se han encadenado y tienen una pancarta que dice ‘Madrid Central, Funciona’.

Efectivos de la Policía Municipal están negociando con los encadenados, según explicó a Servimedia un portavoz de Greenpeace.

Acabar con `Madrid Central’, que prohíbe la entrada de vehículos contaminantes al centro de la capital, es la principal medida que ha tomado el nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, apoyado por PP, Ciudadanos y Vox. El pasado sábado más de 10.000 personas se manifestaron por las calles de Madrid para protestar contra la paralización de Madrid Central.

Finalmente, los policías se han llevado a los activistas a la fuerza de la calle Alcalá.