Compartir

La vicepresidenta Carmen Calvo, aseguró este martes en el Senado que el Gobierno no cesará al presidente del CIS, José Félix Tezanos, a pesar de que su sondeo sobre las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre se quedó lejos del resultado que finalmente arrojaron las urnas.

Calvo se refirió a esta cuestión en el Pleno de la Cámara Alta, donde el senador del PP Sebastián Pérez preguntó si el Ejecutivo va a cesar a Tezanos tras el “fiasco” de Andalucía, en referencia a que el sondeo del instituto público diera al PSOE muchos más escaños de los que sacó y no vaticinara que podría haber una mayoría alternativa que arrebatar a la Presidencia a Susana Díaz.

Pérez aseguró que Tezanos ha convertido el CIS en “una institución absolutamente desprestigiada” al estar dando a conocer encuestas electorales que no tienen credibilidad, algo que este senador dijo que se ha visto comprobado con las elecciones andaluzas.

Este parlamentario también se refirió a que la vicepresidenta parece que “no ha digerido muy bien” el resultado de las andaluzas, frente a lo cual dijo que muchos ciudadanos de esta comunidad están “muy satisfechos” de que exista la posibilidad de que el PSOE deje el poder tras 36 años al frente de la Junta.

“CAMPAÑA DESPIADADA”

Por su parte, Calvo dijo, respecto a las elecciones andaluzas, que un partido como el PSOE que lleva “140 años peleando por la democracia lo digiere todo”. Asimismo, se refirió a que lo que es “durísimo” es que el PP no haya ganado “ni una vez las elecciones en Andalucía”. Los senadores populares respondieron a esta afirmación señalando a su compañero Javier Arenas, que se impuso en los comicios andaluces de 2012, pero no gobernó al unirse PSOE e IU.

En cuanto a CIS, la vicepresidenta mostró su respaldo a Tezanos pese a que el PP y Ciudadanos estén pidiendo su relevo. “No vamos a cesar al director el CIS”, afirmó la vicepresidenta, quien añadió que Tezanos se ha ofrecido a comparecer en las Cortes para explicar los métodos de elaboración de encuestas que la oposición pone en duda.

A mismo tiempo, la ‘número dos’ del Ejecutivo acusó a los populares de haber puesto en marcha en los últimos meses una “campaña despiadada de desprestigio” del CIS “por razones exclusivamente partidarias”. La vicepresidenta atribuyó está forma de proceder de los populares a que “cuando pierden el poder laminan las instituciones; no saben comportarse con lealtad”.