Compartir

El Congreso de los Diputados aprobará este martes una proposición no de ley del Partido Popular que pide reconocer a Juan Guaidó como “presidente legítimo” de Venezuela y apoyar a un “pueblo hermano” en su proceso de “transición democrática”.

La mayoría de los grupos de la Cámara Baja se mostraron a favor de la iniciativa del PP, que fue modificada esta misma tarde, y defendida por el diputado popular José Ramón García-Hernández. “¡Viva Venezuela libre!”, dijo desde la tribuna el parlamentario popular.

En el texto inicial, el PP instaba al reconocimiento de Guaidó como “presidente legítimo” y en sus aportaciones añadió “el apoyo a la transición democrática, la apertura del canal humanitario y otorgar de manera inmediata el estatuto de protección temporal a los venezolanos”.

García-Hernández apuntó a la “debilidad obscena” de Nicolás Maduro y se despachó contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por “jugar a ser amable” respecto a la situación en Venezuela.

“España tiene que estar como nos piden los venezolanos, en una transición pacífica y democrática y para paliar la crisis humanitaria” en el país caribeño, sostuvo, mientras pidió el apoyo a los socialistas para defender la democracia y la “libertad de los presos políticos” venezolanos.

El PSOE recogió el guante al PP y a través de Antonio Gutiérrez Limones confirmó el voto favorable de su grupo a la iniciativa, porque “apoyará cualquier iniciativa que tenga que ver con que los venezolanos sean dueños de su propia tierra” a pesar de que la proposición no de ley llegue “mal y tarde”.

El diputado socialista defendió que España ha estado “donde tenía que estar”, esto es, “liderando a la mayoría de la Unión Europea y los países iberoamericanos”. Rechazó, en todo caso, hacer “seguidismo” de Estados Unidos. “Queremos una Venezuela libre pero sin intervención militar y sin tutelas”, sintetizó.

En nombre de Ciudadanos, Melisa Rodríguez denunció los tiempos que se tomó el Gobierno de Sánchez para reaccionar a la proclamación de Guaidó como presidente de Venezuela. “Sánchez estaba entre la nieve en un paisaje bucólico…”, criticó.

Advirtió al Gobierno de que su cometido no es solo traer reales decretos, sino “acompañar a pueblos hermanos, como el venezolano, en una transición real”. “Europa mira a España para que lidere esa posición”, se reafirmó.

Pablo Bustinduy, de Unidos Podemos, alertó de la “irresponsabilidad” que supone “reconocer a un Gobierno que no existe y que no tiene capacidad ninguna”. “En ausencia de canales de intermediación, la única manera de que ese Gobierno [el de Guaidó] se haga efectivo es el levantamiento militar”, prosiguió.

En este sentido, subrayó que “no puede llamarse demócrata quien apoya un golpe militar o una guerra en Venezuela”.

En su turno de fijación de posición, Ana Oramas (Coalición Canaria) declaró que los canarios tienen “encogido el corazón” porque Venezuela está “al borde de una guerra civil”.

Oramas manifestó su apoyo a la proposición no de ley aunque consideró “una pena que hoy no se acuerde intentar que no haya una intervención militar extranjera en Venezuela” que puede será “un río de sangre”.

Por parte de UPN, Carlos Salvador señaló que apoyará esta iniciativa porque su formación desea “que los venezolanos puedan comer tres veces al día, vivir sin miedo en su propio país, ejercer sus derechos sin ser detenidos y recibir ayuda humanitaria”.

Oskar Matute, de EH Bildu, catalogó de “golpe de Estado lo que Guaidó intentó lanzar con la ayuda de EEUU”. “Sánchez dio ocho días a Maduro y no le fue muy bien, porque Maduro sigue ahí y quien convocó elecciones fue Sánchez”, valoró.

En su turno, Jordi Xuclà (PDECat) se manifestó a favor de “la protección de los venezolanos” ante este “conflicto complejo” y se mostró contrario a “cualquier tipo de intervención extranjera”. También habló de que un referéndum para consultar a ciudadanía es “siempre” una “buena solución”.

Por parte del PNV, Aitor Esteban se preguntó qué aporta esta iniciativa cuando el Gobierno español ya ha reconocido a Guaidó denominándole “presidente encargado” y está “liderando” esta posición en el grupo de la UE. Además, valoró que hay que estar a la espera de los acontecimientos que se produzcan en próximos días y defendió que “claro que se deben convocar elecciones libres”.

Por último, Ana María Surra, se mostró contraria a este texto “como latinoamericana y anti imperialista”. A su juicio, este posicionamiento contribuye “a apoyar el comienzo de una guerra que EEUU ya tiene preparada de acuerdo a los últimos movimientos”.